Medicaciones psiquiatricas y Trastornos del Espectro Autista

Published in Blog Jueves, 18 Octubre 2018 00:00

as medicaciones psiquiátricas están cambiando los trastornos mentales: Las modernas drogas de última generación habilitan de tal manera a personas tan seriamente afectadas que las diferencias entre el “antes” y el “después” no dejan de asombrar y eliminando muchas de las contraindicaciones de las viejas drogas. De ésta manera, lo que hasta el momento conocíamos de las enfermedades mentales podría cambiar tanto que requirieran nuevas definiciones.

Así, los científicos suelen llegar a la meta de dos maneras:

buscando el objetivo

asociando

En  1 se investigan sobre los beneficios de drogas primitivas incrementando los factores que se buscan mediante la ingeniería biológica. En tanto en 2 los resultados se obtienen porque a determinadas drogas que tenían otros propósitos las personas obtenían otros beneficios. Ejemplo de esto es el famoso “Minoxidil” droga elaborada para trastornos cardíacos que ejercía una estimulación en el crecimiento del bulbo piloso. Algo así sucedió con el “Viagra”.

Una droga clave para la esquizofrenia es –entre otras- la “risperidona”. La misma se empleó con éxito en autismo. Lejos de “curar” al mismo, ejerce un poder importante decreciendo determinados síntomas realmente excesivos tales como manierismos, estereotipias, gritos y otros comportamientos compulsivos y agresivos o autolesivos. De tal manera que comenzó a recetarse para otros temas con mayor o menor éxito, tales como fomentar la concentración por disminución de otras conductas.

Su popularidad va en incremento hasta asociarse al autismo: muchos profesionales lo hacen de tal manera que apenas diagnosticado un trastorno del desarrollo ofrecen como “remedio” tal droga. Si no es del todo efectiva con los objetivos del consumidor, puede incrementarse su dosis  aumentando su frecuencia y aun añadiendo otras drogas.

Así como en cualquier resfriado común no existe una droga que lo cure, sino una serie de acciones que entre otras cosas la incluye, o sea respecto del mismo, uno debe tomar ciertas medicaciones, reposo absoluto por una semana, mantener una temperatura ambiente agradable y alejada de cambios bruscos, incrementar los alimentos nutritivos y los líquidos para reponer sales. Tal es la situación en la cura.

En cuanto a los trastornos del desarrollo sucede otro tanto, se requiere una intervención cognitivo conductual intensiva y temprana, control de las variables ambientales, una consistente acción por parte de la familia y muchas veces, medicaciones.

No son pocos los padres que resisten la idea de medicar psiquiátricamente a niños pequeños con trastornos del espectro autista, más cuando los prospectos dicen que no es conveniente darlos a niños por falta de conocimiento sobre las consecuencias a largo plazo. Tal criterio es ciertamente correcto pero, cuando la severidad de los síntomas excede las posibilidades de acercamiento al mismo, tal vez deba pensarse en una medicación para abrir la eventualidad del abordaje educativo necesario. De manera alguna la medicación debe ser suministrada “para siempre” el objetivo sería que cuando los síntomas cesan y se pueden realizar las intervenciones cognitivo conductuales, las medicaciones podrían reducirse y aun suspenderse para ver la dependencia a la droga como el éxito de la intervención conductual. Así pueden suceder que algunas conductas desaparezcan definitivamente.

Es importante que el psiquiatra, neurólogo, o psicólogo y los familiares acierten con las conductas del cliente. El autismo es –entre otras cosas- un trastorno de comunicación y muchas veces pueden confundirse los síntomas, así un dolor de muelas puede la persona con autismo mostrarlo a través de conductas agresivas o autolesivas y como respuesta terapéutica, recibir una mediación psiquiátrica en lugar de “pain – killers”, analgésicos o antiinflamatorios, así, persistirá el problema hasta que se agrave al punto en que no se pueda volver atrás.

 No debe olvidarse que en general los encargados de suministrar las medicaciones son los padres. Estos pueden tomar criterios propios y lejanos de los fines de la prescripción, así, darles la dosis completa cuando se manifiestan los síntomas, incrementárselos cuando estos se muestran más frecuentes o intensos, suspender su administración cuando anda “algo mejor” y así, por lo que lo deben ser especialmente instruidos quienes lo suministren y los niños controlados periódicamente para  evitar éstos y otros problemas.

Indudablemente, las mediaciones psiquiátricas han avanzado y continúan haciéndolo mejorando los peores cuadros, aunque es conveniente no olvidar que si las drogas son investigadas por científicos, las promociones y ventas están a cargo de personas con otras intensiones.

Los siete pasos a ganar control instruccional con su niño por Robert Schramm

Published in Blog Miércoles, 17 Octubre 2018 23:53

Los padres que trabajan para ayudar a sus niños a superar los efectos del autismo hacen frente a muchos desafíos en forma diaria. Como consultor que trabaja con las ciencias del análisis aplicado del comportamiento y del comportamiento verbal raramente hay un día donde no me preguntan la frase “¿cómo puedo conseguir que mi niño....?" u otra pregunta típica "esté sentados durante comidas", "no cruce la calle", "utilice el inodoro," o de mil diversas cosas que los niños con autismo no pudieron elegir para hacer. El problema con estas preguntas es que son todos son síntomas del mismo problema. Las ideas de la reunión de reflexión de padres de trabajar uno de estos síntomas proporcionan solamente un remiendo hasta que se presenta el síntoma siguiente. El problema de la raíz para todas estas preguntas es que la familia NO ha ganado con eficacia el Control Instruccional de su niño. Hasta que lo hagan, la vida estará siempre en intentar apagar un fuego después del otro y esperar conseguir una cierta enseñanza entre las llamas. La ganancia de control instruccional es el aspecto más importante de cualquier relación de la intervención o el aprender del autismo. Sin ella usted es impotente para ayudar a dirigir su niño.

 

A menos que usted pueda ayudar a su niño a superar sus propios deseos y a participar en sus actividades usted no podrá ayudarle de maneras significativas. El control instruccional se puede pensar como una relación de funcionamiento positiva. Dependiendo de su opción de intervenciones, usted puede ser que haya oído del control instruccional descrito en términos por ejemplo, sobre el entrenamiento de la conformidad, desarrollando una relación de maestro aprendiz o ganando el respecto de su niño. Sin importar qué tipo de intervención usted utiliza con su niño, usted no va a poder enseñarle todo, usted quisiera que él aprendiera debe ganar su buena voluntad de seguir su liderazgo. Implica generalmente el asociarse con el refuerzo y lentamente el agregar instrucciones simples al juego. Estas instrucciones son generalmente para las cosas que su niño es probable desear ya hacer. Puesto que él desea seguir estas direcciones usted puede reforzar fácilmente esta dirección que sigue con más diversión y que refuerza más.

 

En un cierto plazo usted comienza a aumentar la cantidad y la dificultad de las instrucciones mientras que su niño está más dispuesto a trabajar sobre los temas y las actividades que lo refuerzan y que usted está ofreciendo. Para algunos niños éste es todo lo que necesita para comenzar a desarrollar una buena relación de funcionamiento. No obstante para la extensa mayoría de niños con autismo esta técnica es escasa para ayudarles a superar la fuerza de su corriente: "Digo algo y Papá y Mamá lo hacen" forma parte de su vida. Mejorar la ayuda de nuestras familias, desarrolla una relación duradera del Control Instruccional. Hay que desarrollar nuevas pautas basadas en los métodos para resolver los problemas las familias debido a las debilidades de los procedimientos instruccionales normales del control. Estas pautas se convierten en una series de siete pasos que permiten que los padres cambiar el ambiente como aliado en su batalla contra autismo. Una vez que hayan aplicado sistemáticamente estos siete pasos en el ambiente de su niño, no tendrán ninguna necesidad de controlar activamente a su niño. Los deseos naturales de su niño se convertirán en su motivación a participar en actividades comunes, seguir instrucciones y la parte en la responsabilidad de mantener interacciones sociales. Él comenzará a hacer la opción para enganchar activamente tareas cada vez más difíciles porque usted ha ganado su deseo de mantener su interacción. Es solamente cuando su niño está haciendo la opción independiente para mantener y para prolongar sus interacciones que usted pueda comenzar la enseñanza más allá de los límites de lo que él quería antes aprender.

 

Los siete pasos trabajan porque actúan como barrera, bloqueando el acceso de su niño al refuerzo no merecido. Esto deja artículos y actividades que actúan como refuerzo disponible para usted para aplicarlas a los comportamientos que usted desea realmente aumentar. Sin embargo, la falta de cumplimiento de uno de los siete pasos puede trastornar el equilibrio entero y su niño podrá probablemente encontrar una manera de evitar las ventajas de su enseñanza.

 

1. Demuestre a su niño que usted es el que está en el control de las cosas o juegos que él desea llevar a cabo y que usted decidirá cuando él puede tenerlos. Cualquier cosa que su niño prefiera hacer o jugar mientras él está solo es refuerzo potencial para sus opciones positivas del comportamiento. Su control sobre estos artículos es esencial en los primeros tiempos para ganar control instruccional. Su niño no debe ser privado de los objetos estimados. Algo debe quedar claro: él debe esperar ganar tiempo de juego después de instrucciones simples y comportándose apropiadamente. La mejor manera de utilizar el control del refuerzo de su niño, es comenzar a decidir a qué artículos puede tener el en su ambiente y que es lo que puede hacer para hacerle introducir o quitar. Al restringir el refuerzo, comience quitando artículos preferidos del sitio de su niño y del resto de la casa. Ponga estos objetos en un lugar en donde pueden ser considerados pero no ser alcanzados por su niño. Por lo menos, cerciórese de que su niño sepa dónde se están guardando ahora. Un envase claro debe ser suficiente para niños más jóvenes. Un cuarto bloqueado o un gabinete bloqueado en el cuarto del niño, puede ser necesario para niños mayores.

 

La restricción del refuerzo llega a ser más importante una vez que usted comience a trabajar con su niño. Siempre que usted lo ve colocar un artículo que refuerza, usted debe ponerlo inmediatamente lejos. Si él camina hacia y comienza a jugar o mira algo que usted no ha pensado para restringir, toma nota de ese artículo y cuando acaba de usarlo, lo quita del ambiente. De esta manera usted puede reintroducirla como reforzador. Si su niño tiene actividades preferidas, considere las maneras que usted puede controlar éstos también. “Mini-trampolines” puede ser colgado contra la pared, las cortinas de la ventana pueden ser cerradas y levantadas para arriba y fuera del alcance cuando no está en uso.

 

2. Demuestre a su niño que usted representa la diversión. Haga cada interacción que usted tiene con él una experiencia agradable de modo que él desee seguir sus direcciones para ganar más experiencias del compartir el tiempo con usted. En el mejor ABA/VB programa el aproximadamente 75% de cada interacción que usted tiene con su niño debe ser reservado para el proceso asociarse con actividades de diversión y el consabido refuerzo. La asociación de actividades se debe conducir por la motivación de su niño y debe incluir comunicación, sobre todo no-verbal y declarativa. Usted debe practicar el compartir sus pensamientos e ideas con su niño de maneras simple y emocionante sin requerir nada de vuelta. ¿Cómo le demuestra su niño lo que él desea? Para asociarse al refuerzo, siga a su niño alrededor y cuando él demuestra interés en un juego o cosas, esté junto con él. Ríase en su tiempo de juego, porque usted es una parte de la situación. Si su niño desea música, usted debe ser el que está para proporcionarla. Además, usted podría sostenerlo, despedir y bailar con él mientras que él está escuchando. Debe perfectamente apagar la música cuando él elige dejar el área o comienza a jugar o a comportarse inadecuadamente (el paso 1). Sin embargo, es importante, especialmente en los primeros tiempos del control instruccional, demostrar que usted apagará inmediatamente la música tan pronto como él se de vuelva y no se encenderá hasta que cese la actividad inadecuada. Usted debe trabajar siempre para aumentar su nivel del disfrute. Tenga cuidado si no se divierte de lo que esté haciendo su niño. Esto es a veces más difícil que usted piensa. Si el jugar con su niño no es algo para usted particularmente grato, usted debe practicar, esa es su obligación de padre de un niño autista. La buena asociación es esencial para la buena enseñanza.

 

3. Demuestre a su niño que usted puede ser confiable. Diga lo que usted significa y signifique siempre lo que usted dice. Si usted dice a su niño que debe hacer algo, debe también prohibirle el acceso al refuerzo hasta que se ha terminado aceptablemente la tarea. Esto incluye incitarlo a la terminación en caso de necesidad. Las palabras no son normalmente consecuencias. Son amenazas de consecuencias. Si usted no es consistente con su palabra, su niño no tendrá ninguna base de la cual tomar buenas decisiones. Durante el tiempo de enseñanza, no recompense a su niño para evitar su malhumor: aprender dejando su instrucción, sigue siendo negativo. Cuando usted presenta una dirección o una instrucción conocida formalmente como un estímulo discriminatorio, usted debe esperar que su niño elija satisfacer esa petición. Hasta que él decide hacer la opción, usted no debe permitir que él experimente ningún refuerzo adicional. No permitir que otras opciones sean reforzadas hará que la opción que usted está intentando enseñar sea el mejor interés de su niño. Cuando el comportamiento positivo que aprende está en el mejor interés de su niño, él lo elegirá más pronto y más a menudo. Considere su elección de palabras cuidadosamente. Si usted hace a su niño una pregunta, él debe ser permitido contestarle y usted debe respetar su decisión incluso si a Ud., no le agrada; es la manera de la enseñanza. Así que usted tiene que pensar las respuestas posibles antes de que usted haga la pregunta. Por ejemplo, usted le ha preguntado a su niño si él desea trabajar con usted y él contesta a "no". Su niño no ha dado una respuesta inadecuada. De hecho, usted ofreció a su niño una opción para trabajar o para no trabajar. Él ha optado por no trabajar. Usted debe hacerse cargo que era su decisión por hacer la pregunta que causó el problema. Usted puede evitar esto usando lengua específica. Diga lo que usted significa y signifique lo que usted dice. Diga a su niño exactamente lo que usted quisiera que él haga para la instrucción directa o el Estímulo Discriminativo. Cuando usted dice a su niño, "siéntate abajo," "ven a mí," o "haz esto", usted debe esperar siempre que su niño responda con una opción apropiada (para la que puede necesitar ser incitado). Si usted tiene una pelota con la cual su niño desea jugar y usted le dice “sentarse abajo”, usted no debe darle esa pelota hasta que se sienta. Si él no toma su asiento, reténgala hasta que él haga una opción mejor. Recuerde, usted debe dar solamente instrucciones como éstas durante el 25% del tiempo que usted no juega y asociándolo con el refuerzo. Tal es el proceso del significado de lo qué usted dice y diciendo lo que usted significa no será una carga constante los deseos de su niño.

 

4. Demuestre a su niño que siguiendo sus direcciones, está en ventaja y es la mejor manera para que él obtenga lo que desea. Dé a su niño direcciones fáciles tan a menudo como sea posible y después refuerce sus decisiones para participar siguiéndolas con buenas experiencias. Una vez que usted haya establecido control sobre los reforzadores de su niño, puede comenzar a usarlos para apoyar opciones apropiadas del comportamiento. Para seguir este paso que usted necesita apropiadamente estar enterado del principio de Premack. En el caso de la enseñanza su niño, este principio significa que él debe seguir una dirección y/o demostrar un comportamiento apropiado, antes de que usted permita que él haga algo él desea. La mejor manera de asegurarse de que su niño adhiera a este principio es hacer una petición o pedir una instrucción a su niño antes de darle cualquier cosa a que desee de usted. Su dirección puede ser cualquier cosa relacionada o útil por ejemplo pedirle: "tirar en la basura" o "siéntate abajo y espérame". Podría también ser el pedir una imitación simple de acción motora como manera de desarrollar una elasticidad de la enseñanza. Refuercen todas las oportunidades que su niño después de seguir una dirección o de demostrar un comportamiento apropiado, más aprisa él aprenderá que sigue reglas y direcciones y que es la mejor manera de conseguir lo que él desea. Resista la tentación de preguntar a su niño si él desea algo antes de que usted le dé un requisito para satisfacer como conseguirlo. Es siempre mejor sorprender a su niño con un artículo o una acción de su gusto después de que él haya hecho una opción positiva. El uso de las declaraciones de "si, entonces" no traducen una opción mejor para su niño. Para comenzar rápidamente con las fases tempranas de ganar control instruccional, provea de su niño centenares de oportunidades al día de hacer una opción apropiada. Entonces usted necesita reforzar inmediatamente esta opción positiva. Una vez que usted haya tomado control sobre su refuerzo, seguirlas será fácil. Puesto que usted tiene acceso a sus artículos preferidos bajo su control su niño debe venir a usted obtener lo que él desea. Cuando él lo hace, usted necesita solamente pedir que él haga algo primero.

 

5. En los primeros tiempos de ganar control instruccional con su niño, refuerce después de cada respuesta positiva. La consistencia es importante porque su niño debe entender que opciones de comportamiento dan lugar a que sean socialmente valorados. Esta comprensión de las buenas opciones que conducen a las buenas cosas refleja las realidades de todas nuestras vidas y ocurrirá solamente si en el principio de cada buena opción se resuelve con un resultado positivo. Porque muchas de estas opciones se basan en Estímulos Discriminativos (instrucciones) usted lo ha dado, él comenzará a ver después de estas instrucciones como componente necesario a ganar buenas cosas. La conexión de instrucciones, conduciendo a la buena elaboración bien escogida, conduciendo al refuerzo, lo que él desea. Pues su niño aprende que está en su mejor interés de atender a sus direcciones y dé las buenas respuestas que él comenzará a aplicar el esfuerzo necesario a centrarse en lo que usted desea de él. En última instancia, él comenzará a venir a usted en busca un Estímulo Discriminativo (instrucción) porque él sabe que éste es el primer paso a conseguir a sus cosas preferidas. Este conocimiento es uno de los primeros pasos hacia la recuperación del autismo y comenzará solamente a ocurrir si usted constantemente hace las direcciones de la manera mejor y más rápida para que su niño pueda resolver con el refuerzo. Se refuerzan solo cada respuesta correcta. En un principio no deje una buena respuesta de ningún paso sin resolver con una cierta forma de refuerzo. Hay siempre una cierta forma de refuerzo disponible quizás cosquillas, una palmada en el aire, o un abrazo profundo cariñoso con cierta presión. Más adelante cuando su niño esté dispuesto a seguir sus direcciones constantemente usted puede comenzar a diluir el refuerzo. En principio, cada vez que usted refuerza un comportamiento usted está haciendo una declaración que esto es un comportamiento que usted desea ver otra vez en circunstancias similares. Una vez que su niño entienda esto, él también reconocerá que cuando usted no refuerza un comportamiento es porque usted no quisiera ver ese comportamiento otra vez. Una vez que esté ganado el control instruccional pueda ser mantenido lentamente diluyendo la cantidad de refuerzo con un aumento en la respuesta (social) del refuerzo.

 

6. Demuestre que usted sabe las prioridades de su niño así como las suyas propias. Siga y registre a cada uno de los favorito de su niño que refuerza (artículos y actividades). Entonces observe cuál él prefiere en diversas situaciones. Haga una lista de sus reforzadores actuales y comparta esta lista con todos los adultos que obran recíprocamente regularmente con su niño. A diario usted debe intentar encontrar o desarrollar un nuevo reforzador o dos. Su niño necesita poder trabajar para una variedad amplia de refuerzos. Rote siempre los reforzadores. Es también una buena idea esconder los artículos valorados y las actividades de su niño que se utilizarán como reforzadores para las habilidades difíciles o importantes tales como adquisición de la lengua o entrenamiento de toilette. Además de saber qué su niño desea, usted debe también seguir siendo enterado de sus prioridades. ¿Cuál es la cosa más importante para que usted enseñe a su niño? Normalmente, cuando usted trabaja con su niño usted tendrá diversas metas en mente a cualquier hora. Cuando éste es el caso, es posible que una sola opción del comportamiento del niño puede ser apropiada para una meta que usted está intentando resolver, pero inadecuado para otra. En estos casos usted necesita saber qué metas da en el blanco son sus prioridades. Es importante saber cuáles son sus prioridades en cualquier hora dada y hacer las opciones del refuerzo basadas en estas prioridades. Demuestre a su niño que no hacer caso de sus instrucciones o elegir comportamiento inadecuado no dará lugar a la adquisición del refuerzo. Éste es a veces el paso más difícil a realizarse correctamente y se recomienda tener un buen Consultor del Comportamiento (preferiblemente alguien certificado). Nunca permita que su niño obtenga el refuerzo cuando él no ha seguido una dirección o hace un comportamiento inadecuado. Usted debe reconocer constantemente cuando su niño se está comportando inadecuadamente e intencionalmente hace fracasar el comportamiento adecuado. Usted hace esto simplemente no reforzándolo. La manera que hacemos esto está aplicando una consecuencia llamada extinción. Cuando su niño decide dejar la enseñanza, cerciórese de que él entienda que su opción no tiene ningún efecto de control en usted. Éste puede ser el mejor hecho con declaraciones declarativas por ejemplo, "yo pensaba que íbamos a jugar," "OH! bien," o "adiós." Las reacciones no-Verbales son también beneficiosas e importantes: Recolecte sus materiales de enseñanza y que refuerzan en otra parte del cuarto. Diviértase de su contacto visual y/o dé vuelta al cuerpo ausente de su niño. Continúe jugando con los artículos o con otros hermanos. Cerciórese de que su niño no tenga ningún acceso a sus objetos y acciones (o refuerzo del exterior que refuerzan) hasta que él vuelva al final nuevamente a la actividad. Esto anima a su niño que haga una opción consciente para seguir su dirección y para volver para participar en actividades de aprendizaje comunes.

 

7. Dejando a su niño y esperar hasta que él elija volver, es una opción mucho más lejana y difícil. Intentar con su niño trabaje, aumenta la motivación de su niño al escape. Para que su enseñanza sea tan productiva como sea posible, él debe decidir que está en su mejor interés el aprender de usted. No fuerce esta decisión. En lugar, instalado en el ambiente de modo que el aprenda de usted es la opción más beneficiosa para el y entonces déle la oportunidad de realizarla. Incluso si en el primero o en varios días usted se siente que la mayoría de su tiempo es esperar manténgase fuerte. Usted está enseñando. Lo que su niño está aprendiendo durante este período de espera es más valioso que no motivarlo en el trabajo que usted estaría haciendo de otra manera. Qué él está aprendiendo es hacer desear su participación en la enseñanza. Después de estos pasos usted encontrará comprensivo que su tiempo de espera se comenzará a reducir rápidamente y el nivel de motivación de su niño sobrepasará lejos cualesquiera que usted haya alcanzado en el pasado. Es nuestro trabajo encontrar que los niños que eligen contestar el proceso de enseñanza debido a un uso comprensivo de los siete pasos del control instruccional, es menos probables dejarlo otra vez. Cuando salen de su enseñanza será por períodos de tiempo cada vez más cortos. En muchos casos los niños pueden estar tan motivados de ser una parte del aprendizaje con usted ahí comienza a iniciar ajustes de enseñanza. Esto solamente motivará que los aprendizajes del niño puedan alcanzar los niveles de habilidad que fueron pensados y estaban fuera de alcance en el pasado. La razón para utilizar la extinción es una herramienta del control instruccional extremadamente de gran alcance para reducir el comportamiento problemático. Los pasos uno a seis se diseña para ayudar con una frecuencia de aumento y a la calidad de los apoyos positivos del comportamiento de su niño. Cuando están utilizados correctamente, estos pasos hacen la vida inmediatamente más fácil para usted y su niño. Él está siguiendo direcciones y participando en interacciones positivas con usted y usted lo está dando posteriormente sus cosas preferidas. Es esta parte de control instruccional que deseamos pasar la mayoría del tiempo adentro mientras que se llena generalmente de alegría y de risa. Inversamente, las ventajas de los procedimientos de la extinción no son inmediatas. Los resultados ocurren en un cierto plazo y existen en ausencia del refuerzo. Sin embargo, este séptimo paso del control instruccional debe venir en juego siempre que su niño haga una opción que usted no desee ver otra vez. La extinción permite que usted reduzca el comportamiento problema sin la necesidad de procedimientos aversivos como el castigo. Usted necesita realizar sin embargo que la extinción viene siempre con un coste; la explosión de la extinción. Una explosión de la extinción es el período durante el cual un comportamiento en la extinción se intensifica y/o aumentan antes de que finalmente disminuya. La explosión de la extinción está compuesta del comportamiento más severo que el usted está intentando extinguir. Los períodos iniciales de la explosión de la extinción pueden ser largos y difícil de aguantar, el peligro de la extinción es que las consecuencias que vienen al reforzar la extinción estalló. Si la extinción de su niño estalló, los comportamientos son acertados y los buenos comportamientos aumentarán realmente en el futuro. Es tan extremadamente importante que cuando usted elige la extinción que usted siga confiado en estar haciendo el bien a través con él. Esto significa no reforzar a su niño hasta que él ha seguido su instrucción original o elegido un comportamiento apropiado en reemplazo a el usted desea reducir. Sin embargo, uniforme con este peligro posible de reforzar la explosión de la extinción, la extinción sigue siendo la mejor manera de reducir opciones inadecuadas del comportamiento y de convencer a su niño que después de sus instrucciones es la manera más rápida y más fácil de conseguir lo que él desea. Está solamente con la superación de cada extinción estallada con su niño que usted ganará siempre completamente el control instruccional y desarrollará una buena relación de funcionamiento con él. Las explosiones de la extinción comenzarán rápidamente a disminuir en la duración y su niño se dará cuenta que existe la ventaja de usar estos comportamientos inadecuados no nunca más. Usar la extinción para reducir el comportamiento problema puede ser una herramienta de gran alcance pero utilizado en forma contraria tiene el potencial de ser tan perjudicial que como beneficioso. Cuando la está utilizado correctamente puede reducir opciones extremas del comportamiento en una cuestión de días o de semanas. Sin embargo, si usted no está preparado completamente para soportar todas las explosiones de la extinción a lo largo del proceso, usted terminará encima por aumentar la duración y la severidad de estas opciones del comportamiento que usted está intentando extinguir. Es por esta razón que sugiero fuertemente que usted aprenda cómo aplicar este séptimo paso bajo dirección de un analista certificado del comportamiento siempre que sea posible. Desafortunadamente, evitar la extinción no es una opción de mérito. Los padres, los profesores, y los maestros evitan a veces de usar la extinción debido al hecho que en las explosiones de la extinción son etapas que pueden ser severas y quebrantadoras. La extinción puede ser asustadiza y difícil cuando usted no sabe realizarla con eficacia. Si usted se permite que evitar de usar la extinción porque usted teme comportamientos de la explosión de la extinción, usted podrá probablemente evitar el uso de su niño de esos comportamientos en corto plazo. Sin embargo, usted no quitará los comportamientos de la explosión de la extinción del repertorio de su niño. De hecho, usted será solamente retrasando su uso hasta que usted pueda aceptar la severidad cada vez mayor de las opciones inadecuadas del comportamiento de su niño. Su niño no aprenderá que los comportamientos de la explosión de la extinción no serán eficaces hasta que él los haya intentado bastantes tiempos sin éxito. Además del proceso de ganar control instruccional con su niño, incorporar estos pasos en su forma de vida de la familia, se asegurará de que una relación de funcionamiento positiva está mantenida. Los padres y los terapeutas más capaces convienen con respecto a estos siete pasos, son el mejor y más rápida manera de que sus niños comenzarán a elegir comportamientos positivos que aprenden sobre una base más regular. Mis experiencias también han demostrado que cada persona consecuente para ganar control instruccional con un niño, ayudará a hacer más rápido el proceso y más fácil para el siguiente. Así, cuando usted y su esposo puedan ganar control instruccional será más fácil para el abuelo y/o abuela. Alternadamente, los éxitos del el abuelo le harán más fácil, uniforme para que el terapeuta y el profesor de la escuela de su niño ganen control instruccional con su niño. La enseñanza con vídeo como reforzador es una de las mejores maneras de comenzar a ganar control instruccional con su niño porque utiliza naturalmente los siete pasos del control instruccional. Comience dando vuelta en uno de los videos muy preferidos de su niño. Cerciórese de que usted tenga el mando a distancia (control remoto) y pueda decidir cuando y porqué se juega o se detiene brevemente el vídeo.

Tratamientos sin Base Cientifica

Published in Blog Domingo, 07 Octubre 2018 12:24

Cuando los padres recurren a un profesional porque las conductas de su hijo no son las esperables para un niño de su edad (balbucear, hablar, sonreír, etc.) recurre al profesional más próximo, tal vez un pediatra. Si no es algo de su dominio, los derivará a un profesional que considere más adecuado. En el caso de sospecharse un trastorno del desarrollo, en la Argentina, lo usual es recomendar a un profesional neurólogo. Este, tratará mediante la observación, análisis y tests especializados estandarizados, diagnosticar si el niño es o no autista.

Si el diagnóstico se confirma, comienza la odisea de los familiares, las búsquedas por Internet, los consejos de familiares, amigos o conocidos, las recomendaciones de profesionales o tratamientos. No es un momento agradable ya que un diagnóstico tal es “para siempre” y sobrevienen momentos de gran incertidumbre. Sus vidas no serán lo que planearon, sus sueños de “familia ideal” se desmoronan, sobreviene normalmente un período de depresión. Es común saltar a la negación, afirmar que quien diagnosticó se confunde, que el niño es muy testarudo, que no lo comprenden, que es “vago”, o que ese profesional no sabe tanto, que convendría buscar otro de un lugar diferente, o privado, o más caro, con más tecnología…la aceptación del diagnóstico nunca es fácil.

Los padres o familiares son en éste punto, muy vulnerables a los “charlatanes” o personas carentes de ética que saben leer la mente de aquellos que golpean a sus puertas, ya que son éstos los padres que pasan por un período de negación, así nada más fácil que ofrecer aquello que se está buscando desesperadamente: la cura.

Algunos pueden pasar por ésta etapa, recurrir a éstos y salirse a tiempo y con pocos daños para la criatura o sus bolsillos mientras que otros atribuyen cualquier cambio (más si el niño realiza paralelamente un tratamiento con base científica) a la terapia “alternativa” que se está llevando a cabo. Estos padres pueden llegar a estar años con éstos personajes quienes tienen la meta de solo obtener un beneficio económico con un tratamiento absolutamente ineficaz. Es difícil resumirlos ya que son muchos, así los hay pseudocientíficos y aun anticientíficos, lo importante es “creer” (y pagar). Cuando caen en descrédito, simplemente se suspenden hasta que alguien hace un “refrito” del mismo y logre convencer a un conjunto de padres desesperados de niños con autismo ara venderlo nuevamente. Carecen de aval científico y de artículos publicados en revistas reconocidas, reemplazando la evidencia científica con una cantidad abrumadora de “testimonios de padres cuyos hijos se curaron” y prometen “resultados a corto plazo”, la forma de acción de la terapéutica propuesta suele ser sumamente difusa o totalmente confusa, de todas maneras, “curar el autismo es fácil y aun,  divertido”.

La evidencia científica referida al autismo es más que abrumadora, entonces ¿Que tienen éstos sujetos que hace que tantos padres recurran a ellos?, indudablemente que si ponemos metas, por más ambiciosas que pudieran ser, no son comparables a la cura que ellos proponen. Aun así, estas personas tienen un poder encantador, tal vez en el discurso, en las presentaciones, en su apariencia física que brinda a los padres –por arte de magia- tranquilidad, paz y contención.

El “Talón de Aquiles” del mundo científico -encerrado en sí mismo- está acá, precisamente en lo que ellos hacen como una habilidad de “encantamiento” que no es más que “convencer” a los padres, conversar con ellos, darles todo su tiempo, comprensión y paciencia, material bibliográfico y tal vez, fílmico, charlas, grupos de padres en reuniones tipo “tupperware ®” donde charlan amigablemente, se dan demostraciones, se enseña a preparar recetas alimenticias que hacen decrecer los comportamientos bizarros, se dan premios a padres que convenzan a otros padres de concurrir, etc.

Desde el lugar de la Ciencia, se ha dicho del autismo todo tipo de barbaridades y hasta no hace mucho tiempo. Si bien eso cambió, se continúa con la idea de “trabajo” sobre “paciente” y se descuida lo referido a su entorno, a quienes conviven con él 24 hs x 365 días al año, o sea sus padres, hermanos, familiares, amigos y allegados. Se sobrevalora el tiempo sobre el niño con autismo y se le niega la suficiente entidad a la familia. Tal vez, el “principio del fin” de los charlatanes del autismo, sea un real compromiso comunicativo de los profesionales con la familia, sobre la base de tratamientos con evidencia científica.  

Claudio Hunter – Watts

www.porres.edu.ar

Deteccion temprana del autismo

Published in Blog Domingo, 30 Septiembre 2018 18:05

El autismo fue enunciado por Leo Kanner y también expuesto por Hans Asperger hacia la década del cuarenta, uno en los Estados Unidos y el otro en Austria, sin embargo no fue listado en el Diagnostic and Statical Manual  (DSM) de la prestigiosa American Psychiatric Asociation  (APA) sino hasta 1980 y tampoco se la incluyó como discapacidad -con derecho a servicios de educación especial- en los Estados Unidos hasta los años 90.

El autismo en si es un espectro de trastornos, desde el autismo clásico -o kanneriano-, con enmudecimiento, asilamiento social, discapacidad intelectual, comportamientos repetitivos, balanceos o agitación de las manos, hasta el autismo de alto funcionamiento y/o síndrome de asperger, con inteligencia media o superior, intereses en determinadas áreas, etc.

En los años cincuenta se pensó que el autismo devenía de padres poco atentos quienes no manifestaban el debido cariño al niño y solo a partir de los años noventa se comenzó a trabajar -en nuestro país- sobre la hipótesis de que su origen fuera era biológico. Hoy se sabe que los cerebros de muchos autistas presentan anormalidades en diversas zonas, lóbulo frontal (responsable –entre otras- del control y la planificación), el sistema límbico (responsable del vigilancia de las emociones), y se han descubierto, asimismo, niveles elevados de serotonina entre el 30 y el 50% de los niños con autismo.

La incidencia del autismo se presumía en los años cuarenta de 1:10.000, cifra que se mantuvo hasta los años 90. Desde ahí, no para de crecer en límites alarmantes, así se barajaron cifras de 1:1000, luego de 1: 250 y –más recientemente- de 1:125. Ahora el National Institute of Mental Health  (NIMH), informa que de un estudio en distintos Estados en USA, la cifra es de 1:88. Lo que no es menos cierto es que el porcentaje del autismo clásico continúa igual.  La variación corresponde a nuevas definiciones, mayor divulgación, la inclusión dentro de los Trastornos de Espectro Autista de una cantidad de trastornos moderados y aun leves de la comunicación, y así tenemos el autismo atípico, el trastorno generalizado (pervasivo) del desarrollo no especificado de otra manera y el síndrome de asperger y/o el autismo de alto funcionamiento.

El psiquiatra John Ratey en su libro Shadow Syndromes: The Mild Form of Major Mental Disorders That Sabotage Us, indica que existirían variedades subclínicas de enfermedad mental no detectadas pero que están presentes como “trastornos ocultos”. Asimismo, el NIMH sostiene que ¼ parte de los norteamericanos adultos sufriría de un trastorno en algún momento de sus vidas. Las asociaciones de padres han hecho mucho en el cambio para la comprensión de los trastornos del espectro autista, pero en su interés por divulgar,  requieren de donaciones y para atraerlas, destacan solo los aspectos negativos del trastorno ya que la gente no aportaría si se tratara de una variedad entre muchas, así hay que resaltar la discapacidad sin destacar las numerosas cualidades que existen entre la población autista.

Así, cualquier forma de clivaje en la población infantil para separar a los autistas, va de la mano con el prejuicio previamente destacado. “Etiquetando” autistas no se resolverá ninguna cuestión, y esto no tiene que ver con la “detección temprana”, sino con que aun no existe el instrumento debidamente validado para la selección de los casos más leves y que garantice no habrán “falsos positivos” o el diagnóstico de autismo en población que no lo es y es una muy pesada etiqueta la de “autista” para un niño pequeño. Tal podría no quitársela por el resto de su vida y así quedar marcado. Esto está sucediendo con malos diagnósticos y con diagnósticos equivocados o casos muy leves. Así, (todo esto está muy bien explicado en el consenso de Philipek) no se da diagnóstico con la detección sino que se lo manda a estimulación y se lo reevalúa.

Baird en el 2000 (creador del M-CHAT) sugiere que las críticas anteriores bajarían si se toma en dos veces, o sea a los 18 y a los 24 meses. El Journal of Autism and Dev. Disorders (2008) 38:1414–1425,  Baron Cohen, Greg Pasco y otros, dicen que futuros estudios determinarán el futuro del CHAT como prueba de clivaje, “pero hasta que dichos estudios no se completen, el Q-CHAT no puede recomendarse para el uso clínico como prueba de clivaje…” La crítica sobre las recomendaciones actuales para la detección TEA-TGD  (Williams y Brayne, 2006) pone de manifiesto que la investigación de cribado TEA-TGD se encuentra todavía en una temprana etapas de desarrollo y validación cruzada, que una mejor definición de caso es necesario antes de que exitosos programas de cribado se pueden desarrollar, y que los instrumentos de detección necesitan más estudios antes de que se recomiende. (Mawle y Griffiths, 2006). En el estudio sobre 16.000 casos en UK, que realizara Simon Baron Cohen con el CHAT, los autores concluyeron que el CHAT era un instrumento válido para identificar casos de Autismo y Trastornos Generalizados del Desarrollo a la edad de 18 meses. Sin embargo el CHAT no era un instrumento diagnóstico útil para identificar posibles casos potenciales del espectro autista. Por tanto una de las deficiencias encontradas es que es menos sensible para a los síntomas menos severos del autismo como aquellos que presentan Trastornos No especificados, Asperger o Autismo Atípico. (Revista de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente, 2004, 4(2): 127-144).

Así y todo, un test necesita de personal debidamente entrenado en la toma del mismo, en que no confundan un síntoma por un comportamiento típico de la edad y en tal sentido el M-CHAT es más efectivo a los 24 que a los 18 meses. No se cuestiona la detección temprana, por el contrario, se recomienda –dada las actuales cifras de incidencia-  que el estudio de los Trastornos del Desarrollo que comprenden a los Trastornos del Espectro Autista sea obligatorio su conocimiento en las carreras de Medicina, Psicología y Enfermería, así Pediatras y Enfermeras –primeros profesionales que ven al niño-, puedan tener la visión y los elementos para administrar las primeras pruebas (aun antes que el M-CHAT) y puedan predecir un diagnóstico de autismo y así actuar en consecuencia. El M-CHAT debe administrarse en dos edades del desarrollo (año y  medio y dos años) con tratamientos especializados y luego ser derivado a diagnóstico clínico, el que para los TEA son necesariamente consensuados.

Hoy, los profesionales no conocen  de autismo ni de éstos instrumentos (M-CHAT), instruirlos, preparar recursos para enfrentar los resultados debería ser prioridad del Estado. No hacen falta leyes para esto (más bien sobran), lo que hace falta es decisión en política sanitaria, crear consensos y comenzar –cuanto antes- al correcto empleo de los instrumentos de detección

Aun así, el Estado tendría que adelantarse a la detección creando los Centros de Referencia en todo el país capaces de dar respuesta a la enorme demanda que se está destapando.

Vida adulta y envejecimiento

Published in Blog Domingo, 30 Septiembre 2018 17:23

AUTISMO: vida adulta y envejecimiento

2 de junio de 2013 a las 23:53

Leo Kanner (1896-1981) fue un psiquiatra austríaco quien realizó la descripción del síndrome autista. Nacido en el Imperio Austrohúngaro  y graduado en Medicina en Berlín, se traslada a los Estados Unidos en 1923. En 1930 contribuye a desarrollar el servicio de Psiquiatría Infantil del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, del que fue uno de los fundadores. Su primer libro fue “Child Psychiatry” (Psiquiatría Infantil) pero el que más lo destacó fue “Autistic Disturbances of Affective Contact” (1943) y es una de las bases de conocimiento del autismo.

Si bien hasta esa época los niños con conductas autistas eran confundidos con personas con esquizofrenia, a lo largo de los años los criterios diagnósticos fueron cambiando. En todo caso el autismo “saltó a la fama” gracias a Hollywood, con la producción de la película Rain Man protagonizada por Dustin Hoffman y Tom Cruise, ganadora de los premios “Oscar” de 1988 al mejor actor principal, mejor director, mejor película y mejor guion original.

 

 

 

Así, comenzaron a trascender en los medios de difusión noticias sobre el autismo, desde características hasta supuestas curaciones. También se hizo conocido el síndrome de asperger, incluido en el DSM-4 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) publicado por la American Psychiatric Association y en el CIE-10, Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud- definidos así: Trastornos Generalizados del Desarrollo como déficits severos y alteraciones en diversas áreas del desarrollo, como la interacción social, la comunicación, o en la existencia de comportamientos, intereses o aptitudes estereotipadas. Se incluían así: síndrome autista, síndrome de Rett, síndrome de Asperger, trastorno desintegrativo infantil y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera. Hoy, ya publicado el DSM-5, se los conoce a todos como pertenecientes al “Trastorno de Espectro Autista (TEA)” sepultando definitivamente así el concepto de trastornos generalizados del desarrollo (TGD), que no solo era bastante confuso sino también, ambiguo.  

 

 

 

Hoy, ya hay ciertamente una “moda” instalada referida al autismo y son muchas las películas o series de la TV que incluyen un personaje –al menos- con características autistas, basados en una específica y mínima porción del espectro: los “savants” o personas con un enorme conocimiento en una particular área y con problemas de socialización. Asimismo –desde los países centrales- comenzaron a trascender las asociaciones y entidades que lograran difundir un mayor conocimiento de éste particular espectro de trastornos a la población, logrando así una mayor tolerancia ante las conductas bizarras de los niños, tanto en espacios públicos como en el sistema educativo, que con cuestionamientos, idas y venidas y sin nada muy bien definido, se generalizaran distintos paradigmas basados en la integración e inclusión. Desde la Universidad de California, el tenaz equipo de investigadores liderado por el Dr. Ole Ivar Loovas (1932-2010) surge y sistematiza el Método ABA (applied behaviour analysis) como una herramienta educativa que utiliza un proceso ordenado llamado Discrete Trial Training (DTT) –entrenamiento por ensayo discreto- originado –entre otros- por el Dr. Charles B. Ferster en 1960 y que aplicara exitosamente los principios del conductismo basado en refuerzos de conductas deseadas y castigos de las inadecuadas en niños con autismo en el Linwood Children Center (MD). El ABA administrado en edades muy tempranas y necesariamente adaptado a cada niño en particular, cambia positivamente el presente y futuro del infante con autismo. Pronto, otros métodos basados en el mismo principio, como el Picture Exchange Communication System (PECS), Pivotal Response Training (PRT), Verbal Behaviour (VB), Comprehensive Application of Behavior Analysis to Schooling (CABAS®), etc., logran mejorar la calidad de vida de las personas autistas.

 

 

Nuestro país –pese a estar dominado por la cultura del psicoanálisis, la que niega el conocimiento científico- no ha sido la excepción y tanto por las asociaciones de padres como así también por destacados profesionales, prestigiosas entidades y la excepcional Ley 24.901 de protección a las personas con discapacidad, se está logrando una “razonable” aunque aun muy lenta evolución hacia la integración educativa y social de los niños con autismo, que nos colocan en la vanguardia en Latinoamérica.

Aun así, no hay intenciones de hacer una real y verdadera “detección temprana” del autismo en niños pequeños, aun existiendo los instrumentos para hacerlo mediante un sencillo test a la edad de 18 y 24 meses; existen pocos Centros especializados en la educación y el tratamiento en los casos más severos que, curiosamente son muy numerosos y el Estado no apoya el mantenimiento de los existentes, ni la creación nuevos. No existen aun carreras terciarias o universitarias relacionadas a la salud o la educación  que mencionen siquiera el autismo. Otro déficit es la inexistencia de métodos o espacios para brindar contención a las familias de éstas personas, sufriendo así un prolongado e inusual estrés personal sumado a un aislamiento social que persiste pese al mayor conocimiento del trastorno y que se incrementa a la hora de buscar un diagnóstico, el certificado de discapacidad, anotarse en una Obra Social, “anotar” al niño en un jardín infantil, buscar una “integradora” o una escuela de educación especial o un centro educativo terapéutico. Merecen también un capítulo aparte las fiestas de cumpleaños, la salida a un restaurante o el concurrir a cualquier espacio público, al dentista, las “visitas”, los “Años Nuevos”, las vacaciones, los familiares, etc. Nada de esto es comparable a la particular angustia que provoca la llegada de la pubertad y la adolescencia y el amargo sentimiento que embarga a los padres ante el incierto futuro: “cuando ellos ya no estén para cuidarlos”.

A pesar de hacerse el hincapié en los niños, el autismo es un síndrome que perdura durante toda la vida del individuo y la esperanza de vida son semejantes al resto de la 02 de junio de 2013población.  Las estadísticas sobre la población con autismo son impiadosas y se estima que al menos un niño de ocho años en cien, padece alguna forma del trastorno de acuerdo a los nuevos criterios diagnósticos, (aunque algunos de éstos suelen ser medio precarios). Así, el futuro de los niños y jóvenes diagnosticados como autistas no parece que diferirá en mucho con los actuales adultos con autismo: mientras sus padres viven y pueden, están a su cuidado, luego, pasan a un sistema de residencias masivas, “hogares” populosos, hospitales psiquiátricos y “colonias”, en fin y en plena coincidencia con Michel Foucault, “donde la sociedad encierra su locura”.

Ante un Estado ausente de iniciativas, la propuesta superadora está en la fuerza de las asociaciones y entidades para procurar cambiar éste ilógico y absurdo presente: En los Estados Unidos, la Autism Society of America (ASA-Sociedad Americana de Autismo) fundada en 1965 por Bernard Rimland, PhD, junto a Ruth Sullivan (madre de Robert en quien se inspiraran para el guion de “Rain Man”), logró hacerlo creando un “sistema” que actualmente tutela. Consiste en grupos pequeños (de hasta 10 residentes) que conviven en viviendas en la sociedad administradas por ellos mismos –cuando esto es posible- o ayudados por colaboradores capacitados y controlados por las entidades. Conservan así el sentido su individualidad, el potencial del trabajo, la amistad entre pares, dominio sobre sus pertenencias y confort, pudiendo disfrutar y cuidar de sí mismos y de su espacio personal de forma responsable, cumpliendo “obligaciones” respecto de la limpieza común, la organización general y de las compras, la preparación de las comidas, las salidas y gozando de la comodidad de vivir en la comunidad y no por fuera de ésta. ¿Es esto un sueño?, tal vez, pero puesto en práctica ha demostrado ser más eficaz en el cuidado del bienestar, la independencia y la salud de los residentes como así también –y curiosamente- es muchísimo más económico para el Estado que el de las “colonias” u “hogares” tal como los conocemos en éstas latitudes.

De cómo cuida el Estado a sus seres más vulnerables se deduce la calidad de sus habitantes y esto –admitámoslo- no habla muy bien de nosotros ni de nuestras instituciones. Ciertamente el autismo contiene genes misteriosos aun no develados que se exhiben en lo extraño e intenso de sus conductas, algunas exóticas, otras lógicas, las más, indescifrables. En los últimos 15 o 20 años el conocimiento científico nos permitió entenderlos, comunicarnos y socializarlos a niveles impensables en el pasado, sin embargo –y pese a que crecen y envejecen- continúan siendo ellos, los seres más interesantes que habitan nuestro planeta.

Autismo y Realidad

Published in Blog Jueves, 30 Agosto 2018 12:23

 

Hay algo que podemos ver, percibir de un modo o de otro, algo que puede parecer de un modo, pero en realidad es diferente. Puede ser torcido y manipulado.  Existe rodeándonos por medio de la vista y el oído y dentro nuestro, por medio de las emociones. De eso se trata, de la “realidad”

 

En los Trastornos del Espectro Autista, estas percepciones se hallan alteradas y son las más graves durante el desarrollo de la 1ra infancia y constituye uno de los problemas de mayor gravedad desde el punto de vista personal, familiar y social.

 

La palabra “realidad” es un sustantivo que significa el estado actual de la existencia o de sucesos que ocurren en la realidad de nuestras vidas y las vidas de quienes nos rodean. Realidad puede ser puesta en un contexto como un paradigma: Lo que una persona ve del mundo que lo rodea, es su propia realidad. A veces esta puede estar distorsionada ya que no vemos tal sino que hacemos un recorte tal que a lo que filosóficamente hablando, la palabra realidad significa la totalidad de las cosas reales fuera del conocimiento o la percepción propias que se tengan del mismo.

 

No basta tratar al autismo como una “enfermedad” sino que resulta impostergable hoy saber que no solo aplicando determinadas técnicas tal deficiencia se soluciona. Conocer el problema en todas sus dimensiones y saber cuáles son las dificultades que se presentan es un tema de mayor alcance: Salud Pública, Educación y Desarrollo Social

 

¿Qué es la “realidad”?

Para la mayoría, consiste el momento en que estamos viviendo: el presente es algo en general para describir el “ahora”, pero la realidad, comprende mucho más, no es solamente ¿cuándo?, sino ¿cómo? y ¿dónde? y muy a menudo, ¿por qué?

 

En 1943, el Dr. Leo Kanner, que fue el primero en identificar el síndrome ahora conocido como trastorno del espectro autista era llamado en primer término autismo infantil temprano y llevó sus primeras investigaciones en el Centro Linwood de Columbia, Maryland.

 

En los primeros tiempos se pensó que era un problema emocional y afectivo,y que los chicos con éste trastorno eran ineducables, así los tratamientos eran basados en teorías psicoanalíticas, con juego para los niños y terapias para los padres y hermanos.

 

En 1965 el Profesor de la Universidad Americana e investigador Dr. Charles Ferster lo que fuera el comienzo de las experiencias basadas en la modificación de conductas en niños con autismo, desarrollando así el Proyecto Linwood basado en la singular práctica terapéutica de Jeanne Simons. Ferster –quien había trabajado en el laboratorio con Burrhus Frederic Skinner en su enfoque del conductismo y co-autor de varias investigaciones- Fue el comienzo del conductismo en prácticas con niños con autismo que continuara el psicólogo noruego Ole Ivar Lovaas, quien demostró -con evidencia científica- la posibilidad de que la conducta de los niños con autismo puede ser modificada a través de la enseñanza adecuada Cuando en la década del 40 el Dr. Leo Kanner estimaba que la incidencia del autismo era de 4 casos cada 10.000 personas, hoy –por las razones que fueren- se estima una proporción de 15-20/10.000, cifras que ya son tema de preocupación social.

 

Hay una frase muy conocida originada en el latín: “Primero pienso, por lo tanto existo” (Cogito ergo sum - Rene Decartes) Es una frase excelente para entender como percibimos el mundo que nos rodea, de manera tal que nuestra conciencia nos da la habilidad de entender lo que es la realidad.  Es nuestra conciencia del “aquí y ahora” la que nos permite darnos cuenta de lo que existe: “Yo pienso, entonces yo soy”

 

Hay tanto que hablar sobre una palabra tan pequeña sin embargo, la importancia de la realidad y nuestra comprensión nos ayuda a definir a todos y cada uno de nosotros. La forma más simple de mostrar el concepto de realidad es a través de uno de nuestros cinco sentidos, aparte de la habilidad de ver y escuchar, lo forma más intensa de conectarse con la realidad es por medio del sentido del tacto: cuando sostenemos algo en nuestra mano, establecemos una conexión con éste, se convierte en real, es tangible, puede ser tocado. Para aquellos que perdieron su vista, es sentido del tacto es una importante conexión con el mundo.

 

Si bien en el mundo desarrollado se aplicaron principios conductistas del aprendizaje y al mismo tiempo se enseñaba a los padres a valerse de los mismos en el hogar; también se desarrollaron enfoques

educacionales, y se evaluaron procedimientos específicos de aula para niños con autismo. Comienzan a aparecer los enfoques conductistas y a escasear las aplicaciones psicoanalíticas. Ya a partir de los años 80 se han desarrollado programas de gran amplitud para niños con autismo y se ha comenzado a realizar estudios de investigación específicos para determinar cuáles son las estrategias de enseñanza más adecuadas Por otra parte, el tratamiento farmacológico es algo habitual en los niños autistas pequeños, y suele combinarse con otros enfoques.

 

Hay muchas palabras y frases que significan realidad, que es verdad, que es genuino, de que están hechos, hacia donde van, la visión real, la actualidad, la comprobación de algo: la línea entre lo que es verdad y lo que es una mentira. Aun así, la realidad no es siempre lo que parece: una mirada en la dirección equivocada o en un momento de distracción pueden cambiar lo que se está viendo o entendiendo de un suceso. Hay una frase interesante “Ver para creer”, así que generalmente asumimos que si alguien ve algo, entonces es real. De todas maneras, es posible engañar los sentidos ya que la realidad puede distorsionarse.

 

La TV nos muestra a diario cosas que no siempre pasaron, la edición de un video puede distorsionar intencionalmente lo que percibimos como real. En éstos días los productores de TV pueden exagerar algo para que parezca aun más dramático, o que ocurrieron de diferente manera. En estos días la frase “Televisión Verdad” (reality show) está referida a una serie de eventos que han sido ensayados, actuados y distorsionados

 

¿Es siempre posible decir cuando algo es real o es tan solo una ilusión? Bien, a veces no es tan fácil ya que para cada persona, la definición de realidad es un poco o muy diferente. De todas maneras, la mayoría de las diferencias es pequeña aunque actitudes personales y profundas convicciones pueden influir en nuestra perspectiva del mundo real. La paradoja de la realidad es que algunas veces las cosas reales pueden lucir falsas en tanto las falsas se presentan como reales. En el arte, la línea entre la realidad y la ilusión es constantemente retada y se juega con la misma, la pintura de un árbol no es real, pero la pintura en sí lo es ya que el árbol de la pintura es una representación de la realidad.

 

"Es un error suponer que todo el asunto es cómo liberar al hombre. El tema es mejorar la forma en que se controla" Burrhus Frederic Skinner

 

Podemos usar indistintamente real o realidad para demostrar algo que estamos genuinamente disfrutando o la apreciación por lo genuino que alguien hace. También es posible creer que algo es real cuando no lo es. Cualquiera puede ser engañado por algo que parece real pero que no lo es. Esto es una ilusión. Una ilusión es algo que uno ve en lugar de lo que realmente existe. Podemos también llamar a esto una “alucinación”. Ciertas enfermedades pueden causar que una persona alucine y comiencen a delirar o a ver “espejismos” como si estuviéramos perdidos y sedientos en un caluroso desierto. Cualquier cosa que viéramos en éstas condiciones sería una “ilusión óptica”, el cerebro está siendo engañado en ver cosas que desea pero que no están allí.

 

Toda una línea de “tratamientos alternativos” del autismo entran en ésta línea y prometen soluciones fáciles y definitivas. Son todas económicamente costosas y la ilusión dura en tanto los padres crean en las mismas. A mayor inversión económica, mayor convencimiento en su eficiencia. Estos siempre rechazan las pruebas de las probabilidades, la certeza del “número de ensayos”. El éxito es cualitativo, nunca cuantitativo.

 

Momentos que son reales, muy a menudo nos pasan como las minucias de la vida que se interponen en el camino y las pruebas diarias y tribulaciones dominan nuestros pensamientos, es fácil perder de vista lo que es real. A veces es difícil vivir en el momento en que se está preocupando de la próxima factura o impuesto o alguna otra carga que está pesando. Pensar demasiado puede ser tan malo como pensar demasiado poco. Sería justo decir que nuestra única conexión con la realidad es nuestra propia conciencia, lo que podemos ver, oír y tocar nos define a todos nosotros. Lo único que separa a cada uno de nosotros de la realidad cambia en  un abrir y cerrar de ojos. Sería justo decir que, en general, la realidad puede ser descrita como subjetiva, así lo que  es real para una persona es algo que puede ser completamente diferente a la de otro. Sin embargo, la mente humana es capaz de racionalizar y dar sentido a lo que la alimenta, por lo que son capaces de funcionar en el día a día, sin volverse loco, por lo menos para la mayoría.

 

Lo opuesto a realidad puede describirse como “idealismo” y está referido a cómo queremos que el mundo sea, como nos gustaría que las cosas fueran. Los sueños son una forma de idealismo, uno puede soñar con una vida mejor o un mundo mejor, desear que lo que uno espera se convierta en realidad. Todos tenemos sueños, deseos y voluntad  y son cosas que mantienen en acción a nuestras vidas.

 

La acción de pasar de un sueño a una realidad se denomina “realización”, capta la realidad de un sueño. El proceso de la creatividad toma una ruta similar: eso en su mente se vuelve tangible, se convierte en real. Todos tenemos sueños y a pesar de lo que otros digan, no hay nada que detenga a estos sueños de volverse realidad. Para esto, la ciencia nos impuso el Método Científico, único que con el esfuerzo, el compromiso y la consistencia obtiene resultados certeros y efectos duraderos.

 

Claudio Hunter – Watts

Adolescencia y trastornos del espectro autista

Published in Blog Miércoles, 29 Agosto 2018 15:43

Los padres pueden preguntarse cómo los cambios físicos y hormonales de la adolescencia afectarán a su hijo dentro del espectro. ¿Cómo se verá la típica rebelión adolescente en alguien que lucha con el control del comportamiento? ¿Cómo será atravesar el campo minado social de la escuela secundaria para alguien con una discapacidad social? Muchos adolescentes han tenido que convencerse de la necesidad de ducharse y afeitarse todos los días. ¿Cómo convencer a alguien que tiene problemas sensoriales para que se pare debajo del agua o arrastre una cuchilla afilada a través de su cara?

NÚMEROS CRECIENTES DE ADOLESCENTES CON TEA

Chantal Sicile-Kira dice que nadie le dijo qué esperar cuando su hijo con autismo, que ahora tiene 24 años, se convirtió en un adolescente. Jeremy Sicile-Kira nació cuando el autismo se consideraba relativamente raro, justo antes de que la marea de diagnósticos comenzara a aumentar en la década de 1990. "Nadie nos dijo nada sobre la adolescencia y el autismo", dijo.

Hoy en día, muchos más padres tienen niños con autismo que ingresan o ya están en la adolescencia. La Sra. Sicile-Kira trata de educarlos a través de sus libros, discursos y seminarios sobre trastornos del espectro autista (TEA).

Una queja común que escucha de los padres: el autismo de sus adolescentes está empeorando. Pero eso puede ser un malentendido, dijo ella.

"Los adolescentes no se vuelven más incumplidores porque su autismo empeora. Se debe a que son adolescentes", dijo la Sra. Sicile-Kira, autora de Adolescents on the Autism Spectrum. Como todos los adolescentes, es posible que deseen más independencia. Los padres pueden ayudar: "Si su hijo necesita horarios, por ejemplo, déle más control sobre su horario. Eso le da una manera de 'no cumplir'" - a veces puede hacer las cosas a su manera.

La investigación sobre el autismo en la adolescencia y más allá, aún está en pañales: "se sabe muy poco sobre el curso de los TEA hasta la adolescencia y la adultez temprana. El autismo es un espectro amplio, y la adolescencia afectará a cada niño de manera diferente. Si los estudios recientes son una indicación, los padres generalmente pueden esperar algo de lo siguiente a lo largo del camino de su hijo a la edad adulta: Los adultos con autismo tienen menos hiperactividad e irritabilidad, y menos conductas repetitivas (como alinear cosas) y conductas desadaptativas (disfuncionales) que los niños con autismo.

Mejoras en las habilidades de la vida diaria, como vestirse, llevar un registro de efectivo o, hacer un sándwich, preparase algo en el microondas…

Por supuesto, la adolescencia trae desafíos especiales. Los años de adolescencia son un período de riesgo para la aparición de convulsiones en el autismo, aunque la mayoría de los adolescentes no desarrollan epilepsia. Los problemas de sueño en la infancia pueden persistir en la adolescencia, cuando el insomnio y la somnolencia diurna se convierten en las principales preocupaciones. La ansiedad es algo común, además, la brecha entre los estudiantes con autismo y sus pares se amplía en algo llamado "funcionamiento ejecutivo" durante la adolescencia.

¿QUÉ ES EL FUNCIONAMIENTO EJECUTIVO?

"Si piensas en tu cerebro como una orquesta, el funcionamiento ejecutivo es el director de la misma, brinda la coherencia de que todas las partes funcionen juntas y correctamente", dice el Dr. Michael Rosenthal del Child Mind Institute, autor de un nuevo estudio sobre problemas de función ejecutiva en adolescentes con TEA y puntajes de cociente de inteligencia de 70 o más.

Las personas usan habilidades ejecutivas cuando hacen planes, controlan el tiempo, recuerdan experiencias pasadas y las relacionan con el presente, cambian de curso si se topan con un obstáculo, solicitan ayuda, mantienen el autocontrol y trabajan con éxito en un grupo. Algo tan mundano como comprar alimentos requiere múltiples habilidades ejecutivas: "Primero necesitas habilidades de 'iniciación' para levantarte del sofá. El siguiente paso es 'planear y organizar' una lista de los artículos que necesitas obtener. Debes pensar en cuántas comidas necesitas hacer y cuánto debes dinero que tiene en el banco. Imaginemos que lo primero en su lista son las peras, pero cuando va a la sección de productos agrícolas, las peras están magulladas. Debe tener la "flexibilidad cognitiva" para decir: "En lugar de peras, compraré manzanas. Necesitas 'inhibición' para evitar ir al pasillo de golosinas, y la 'memoria de trabajo' le ayudará a llevar un registro de los artículos que compra ", dijo. Según su investigación, los adolescentes con autismo maduran a un ritmo más lento en las habilidades ejecutivas. Pueden tener problemas particulares con flexibilidad, organización, actividades de iniciación y memoria de trabajo. "En los niños con trastorno del espectro autista, la flexibilidad cognitiva es el problema principal para ellos y parece seguir siendo un problema a medida que envejecen", dijo el Dr. Rosenthal.

ENFRENTANDO LAS DEMANDAS DE LA ESCUELA SECUNDARIA

Mientras tanto, las demandas de los adolescentes aumentan el dramáticamente. Para la escuela secundaria, se espera que los estudiantes cambien las clases por hora, sigan libros y tareas para cada clase, sigan instrucciones complejas, completen proyectos de varias fases y entreguen las tareas en forma y a tiempo. La doctora Amy Keefer, Ph.D., psicóloga clínica en el Instituto Kennedy Krieger dice que las escuelas y padres pueden ayudar a los adolescentes que luchan con la planificación, organización y otras habilidades ejecutivas. "Los adolescentes en el espectro requerirán un mayor nivel de apoyo externo de la familia y la escuela". Esos apoyos pueden tomar la forma de comunicación frecuente entre padres y escuela, los maestros revisan los cuadernillos de tareas para asegurarse de que se completen correctamente y los ayudan a los estudiantes a dividir los proyectos en pasos más pequeños, con fechas de vencimiento para cada paso. Las escuelas deberían proporcionar esos tipos de apoyo organizacional, además de ayuda con las habilidades sociales, dijo. Sin embargo, los educadores a menudo reducen o eliminan dicha ayuda en la escuela secundaria o preparatoria, cuando se espera que los estudiantes sean más “autosuficientes". En general, a medida que avanza en las calificaciones, la cantidad de apoyo y andamiaje que se obtiene de los maestros, disminuye. Esto puede causar problemas. La mayoría de los niños del espectro, necesitan esos apoyos a lo largo de sus carreras escolares. En casa, los adolescentes pueden necesitar ayuda continua con la tarea y las actividades diarias aunque deseen más independencia. La llamada rebeldía adolescente crea problemas especiales para los estudiantes que aún necesitan mucha orientación y para los padres que están acostumbrados a proporcionarla. "Para muchos padres es difícil dejarlo ir, y es difícil para muchos, continuar siendo 'ayudantes' debido a la resistencia que presentan sus hijos". En esos casos, el adolescente puede beneficiarse de trabajar con un consejero o psicólogo, dijo.

Los adolescentes dentro del espectro pueden necesitar más dirección que sus pares en otras áreas, especialmente para comprender la pubertad y el desarrollo sexual. Es mejor instar a los padres a comenzar a enseñar a sus hijos sobre la pubertad temprano, para que pueda preparar a su hijo antes de que se alarme innecesariamente sobre cambios corporales perfectamente naturales. No se debe asumir que los niños con TEA entenderán cómo aplicar las lecciones de la clase de Educación Sexual para ellos mismos. A menudo se ven hombres y mujeres jóvenes que comprenden bien los fundamentos biológicos de la reproducción, pero no entienden lo que eso significa para ellos como persona o cómo se relaciona con el comportamiento social y de citas, incluida la forma de mantener la seguridad personal. Los adolescentes con TEA pueden no saber intuitivamente qué tipos de información y actividades corporales deben ser privadas. Por ejemplo, es posible que se le pida a una adolescente que no discuta la menstruación en la mesa del almuerzo. Algunos adolescentes pueden necesitar recordatorios para ducharse y afeitarse. Puede que no comprendan la importancia de la preparación para la aceptación social, o pueden tener menos motivación social para oler y verse limpios. Pueden ser rechazados debido a una mala higiene personal, pero pueden no conectarse entre sí, o pueden no tener las habilidades para abordar el problema. Se recomienda hacer un trabajo de detective para determinar por qué un hijo adolescente es reacio a la ducha. ¿Entiende él (ella) la importancia y la mecánica de una buena higiene? ¿Es el problema sensorial? Supongamos que odia la sensación de agua golpeando su cuerpo desde un cabezal de ducha. Si ese es el caso, darle una taza de plástico para verter agua sobre su cabeza, para que tenga control sobre el flujo de agua puede ser lo mejor. Incluso con una buena higiene, la adolescencia puede ser un momento de frustración o incertidumbre para casi cualquier persona. El mundo social, con sus camarillas y su orden jerárquico, se vuelve decididamente más complejo durante la escuela secundaria. Comprender las citas, con su propio conjunto de reglas no escritas, puede hacer que los estudiantes con TEA lleguen a sentirse a la deriva. Los problemas con las habilidades sociales y de comunicación pueden hacerlos particularmente vulnerables al acoso escolar. La investigación demuestra que los niños con TEA son intimidados a una tasa mucho más alta que sus pares no afectados, y que los picos de acoso se agudicen en el colegio secundario.

Incluso si escapan de la intimidación, muchos adolescentes con autismo luchan con el aislamiento social. Un gran estudio nacional de adolescentes que reciben servicios de educación especial reveló que los estudiantes con TEA tenían menos probabilidades de participar en actividades sociales que los adolescentes con trastornos del habla y lenguaje, discapacidades de aprendizaje o discapacidad intelectual: Más del 40 por ciento de los adolescentes con TEA nunca vieron amigos afuera de la escuela. La mitad nunca fue invitada a participar en actividades. En un 54 por ciento, los amigos nunca llamaron. Un estudio más pequeño encontró que el retiro social empeoró con la edad en una proporción sustancial de jóvenes del espectro autista entre los 9 y los 18 años, independientemente del cociente intelectual. Los adolescentes dicen que la parte más difícil de la adolescencia es no es tener amigos. La gente piensa que no quieren tener amigos, pero lo hacen, muchos adolescentes y adultos jóvenes con TEA quieren, como mínimo, ser aceptados. Hay un deseo de ser aceptado, tener personas a su alrededor que sean amables con él y con quienes puedan compartir sus intereses.

Los intereses especiales comunes al autismo pueden ser un escape de la interacción social, si un adolescente se ocupa exclusivamente de su tema favorito. Pero, si se usan correctamente, esos intereses especiales pueden ser una forma de conectarse con otras personas. Un interés en el juego, la música o algún deporte, es a menudo una forma de que los adolescentes se conecten unos con otros. Criar durante la adolescencia puede ser difícil, pero también hay recompensas, algunos años pueden ser difíciles, pero cuando salen las personalidades de sus hijos, es genial, continúa aprendiendo cosas nuevas sobre su hijo. Nunca pueden rendirse porque tienen que estar abiertos a cualquier oportunidad que se presente.

Marina Sarris Interactive Autism Network at Kennedy Krieger Institute

LOS BENEFICIOS DE LA NATACION

Published in Blog Sábado, 04 Febrero 2017 13:45

La natación suma a los beneficios típicos de todos los deportes, la actividad de hacer ejercicio sin impactos, el gran desarrollo aeróbico y la implicación de todos los grandes grupos musculares. También aporta seguridad y su facilidad facilita su práctica a personas que por distintos motivos no pueden practicar otros deportes.

  • En el sistema cardiaco-vascular

La natación es el deporte aeróbico por excelencia, el trabajo aeróbico moderado y continuado es el mas aconsejado para el músculo mas importante de nuestro organismo, el corazón y el sistema circulatorio.

El corazón con el ejercicio aeróbico se fortalece y pierde la grasa que lo rodea. Por lo que cada latido es hace más potente y puede trasladar mas sangre al resto del organismo. Como resultado se produce una disminución en la frecuencia cardiaca en estado de reposo, lo que mejora la economía y la eficacia de nuestro corazón. Por la misma razón aumenta el calibre de las arterias coronarias, causantes de muchos de los problemas del sistema cardiovascular. Así el corazón aes más eficaz en el trasporte de la sangre. Reduce la tensión arterial, por lo que todo el organismo sale beneficiado.

  • En el sistema respiratorio

Con la natación fortalecemos todos los músculos, también los que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, haciendo que en cada respiración podamos tomar mas aire con menos gasto energético, haciendo la respiración mas eficiente, aumentando la oxigenación y reduciendo el estrés de estos músculos respiratorios, esto motiva una baja de la frecuencia respiratoria. Cuando nadamos a crol mantenemos la respiración y se produce una deuda de oxigeno que motiva al organismo a aumentar la densidad de los glóbulos rojos de la sangre y la capacidad de estos para transportar oxigeno. Aumenta la superficie de transmisión del oxigeno a la sangre, esto se produce por una mayor capilarización y por un mayor numero de alvéolos en funcionamiento.

Aumenta nuestra capacidad pulmonar y limpia nuestros pulmones.

  • En nuestros músculos.

La natación bien planificada ejercita todas articulaciones aumentamos la flexibilidad dinámica de estas, por lo que nuestro rango de movimiento aumenta.

Los músculos aumentan de tamaño haciéndose mas fuertes y resistentes a lesiones.

Los huesos aumentan de grosor haciéndose más resistentes a golpes y lesiones.

El aumento de la eficacia de las articulaciones debido a la musculación de tendones y ligamentos y a una mejora de la lubricación interna, sumado al aumento de la masa muscular y de su resistencia, hace que nuestra calidad de vida aumente exponencialmente. Pudiendo retrasar el envejecimiento y aumentar las posibilidades de expansión como persona móvil e independiente.

  • En nuestra psique

La mejora de la calidad de vida, de la independencia, de nuestras posibilidades físicas, hace que nos sintamos más seguros y que nuestra autoestima aumente. La natación normalmente se realiza en grupos en los que los alumnos están en estrecho contacto. El estar en bañador reduce las diferencias socio-económica, las personas se presentan tal como son y esto facilita la comunicación. Reduce el estrés. Incrementamos las actividades de nuestro tiempo libre, haciéndonos más felices. Incrementamos nuestros temas de conversación, aumentado por esto nuestra capacidad de socialización. Aumentamos el círculo de conocidos.

  • Contra el dolor y las lesiones

El aumento de nuestra capacidad física y de nuestra autoestima afecta reduciendo drásticamente muchos dolores difusos. El fortalecimiento de nuestro organismo, hace que estemos más alerta, con más equilibrio y que tengamos un tiempo de reacción complejo más eficiente y rápido, por lo que las caídas y golpes se reducen.

El fortalecimiento de los músculos, el engrosamiento de los huesos, hace que las caídas sean menos traumáticas y se recupere el estado normal antes que una persona sedentaria.

  • Contra el envejecimiento

Muchos autores afirman que una persona de 65 años que haga ejercicio a diario tiene una mayor capacidad física y vital que una persona de 45 años que no realiza ninguna actividad física. Estamos hablando de retrasar muchas variables del envejecimiento casi 20 años.

  • Mejora la vida sexual

El ejercicio físico, es decir el deporte, mejora la vida sexual desde tres vertientes. La primera especialmente en el hombre al mejorar la condición cardiovascular mejora la capacidad de mantener la tensión arterial, que repercute directamente en el mantenimiento de la erección durante más tiempo y de más calidad. La segunda tanto para el hombre como para la mujer tiene relación con el circuito de la dopamina que se reactiva y aumenta el deseo sexual. La tercera con la reducción del estrés, siendo este el problema más común en los temas de impotencia psicológica.

 

Por último también en solteros o solteras la posibilidad de ampliar el círculo de conocidos mejora exponencialmente la posibilidad de encontrar una pareja, y al compartir aficiones es más fácil entablar una conversación.

Son muchos los que piensan que la natación, es una de las mejores actividades para realizar actividad física y ejercicios especiales. Permite mejorar distintos componentes lógicos como la resistencia cardiovascular, la fuerza y la resistencia general muscular. La natación posibilita ejercitar todo el organismo sin sobrecargar ninguna parte específica y el cuerpo se mueve en un ambiente relajado en el cual la circulación, la respiración, la resistencia muscular y las secreciones corporales aumentan de a poco, pero no lo suficiente para ser eficaces con el fin de un bienestar general. No son muchos los discapacitados que pueden practicar toda la gama de ejercicios y juegos en el agua: la natación igualmente puede representar un medio para mejorar física y mentalmente, gracias al ejercicio y a la participación activa. La natación con los discapacitados mentales es mucho más que un deporte, es para ellos un relax general, que favorece el desarrollo a distintos niveles. A través de la natación el discapacitado mental puede ser llevado de manera lúdica (divertida) a saborear un éxito muy importante de experiencias positivas (influencia positiva del agua en el cuerpo, alegría y diversión en el agua, potencialización de la confianza en los propios medios, progresos en el desarrollo del yo). En relación a la vida de adulto, el deporte ofrece una sana ocupación del tiempo libre en compensación de un trabajo a veces monótono.

 

En ese ámbito, es necesario siempre tener en cuenta las distintas personalidades y capacidades de aprendizaje del discapacitado mental. Este reacciona a otras señales, es a menudo más emotivo y usa más tiempo del normal. Al discapacitado mental le cuesta imitar perfectamente un movimiento, ya que su motricidad es a menudo dificultosa. Normalmente alcanzará sólo un estilo de natación, pero de manera imperfecta. Si puede el discapacitado mental conquistar el elemento agua, este hecho constituye para él un importante crecimiento de su cúmulo de experiencias, sin dejar de lado los aspectos positivos para la salud en general. La natación es eficaz en este sentido ya que puede ser una actividad de grupo y a menudo el discapacitado en las lecciones de natación integradas puede competir a la par con personas no discapacitadas. Naturalmente, esto refuerza su imagen y la confianza en la propia posibilidad de establecer contactos sociales. Otro factor importante de la natación es que estimula a usar en forma constructiva el tiempo libre. A menudo la cantidad de tiempo libre que tiene el discapacitado es enorme, es importante por esto, encaminar este tiempo hacia una participación constructiva, organizada y satisfactoria, participación que puede nacer del placer de nadar. La natación ofrece a menudo la capacidad de normalizarse, de participar esencialmente del mismo modo que los demás, aspiración frecuente del discapacitado físico. La última finalidad está relacionada a las ventajas que la natación puede dar en el plano "emotivo". Hace bien siempre obtener de una actividad física una respuesta "sana". El discapacitado tiene en general pocas de experimentar una integración física conveniente, mientras el placer y la sensación de éxito son terriblemente importantes: por esto en cada lección deportiva en el agua, es necesario incluir logros exitosos. El niño con autismo aprende autovalimiento en los vestuarios y aprende a moverse por sí solo: aquí está lo positivo para su bienestar psicológico. El hecho de que la natación sea cualquier forma un deporte "peligroso", que no todos son capaces de practicar, aumenta la gratificación que el discapacitado extrae, de una participación coronada por el éxito.

 

En memoria a Joaquín Fernádez, los que asisten a peronas con o sin autismo en una pileta, deben prestar atención y extremar cuidados. Aun así, deben estar preparados y entrenados para rescate y resucitación.

 

Referencias: El presente se hizo a solicitud de la Fundación ANiA de Tucumán por necesidad de razones para una donación de una cobertura de pileta de natación y es un "refrito" de textos guardados en archivos de mi computadora de autores sin nombre, algunas ocurrencias basadas en propia experiencia y fotos de la Colonia de Vacaciones 2010 de "San Martín de Porres" BA. También estoy  por "usarla para obtener donaciones poe una pileta con cobertor movil -rebatible- (para todo el año) en un Centro Educativa Terapéutico que estamos construyendo en Isidro Casanova -Partido de la Matanza- en Pcia. de Buenos Aires, Argentina y que tendrá capacidad para 150 chicos y que tecnológicamente sea insuperabel. Es muy caro, pero muy necesario!

Por el accidente, no podía escribir sin sentir un montón de dolor, y una revista en la que colaboro me pedía un artículo, así que de paso, les mandé el presente, ¡Tuvo una excelente repercución!...En tal sentido, cualquiera sientase libre de usar el texto sin citar fuentes. Gracias y disculpas a los anónimos y diversos autores.

AUTISMO Y EDUCACION ESPECIAL

Published in Blog Sábado, 04 Febrero 2017 13:14

 

 

El Ciclo Lectivo 2017 comienza y estamos re–elaborando los Programas Educativos Individuales (P.E.I.) del año pasado de los alumnos regulares y de elaborar los de aquellos que recién comienzan.

 

·         ¿Qué es un Programa Educativo Individualizado (P.E.I.)?

 

La Escuela de Educación Especial San Martín de Porres, incorpora la necesidad de la elaboración de un Programa Anual singular, único y mensurable para cada niño/a que concurre a nuestro establecimiento. Para la elaboración del mismo, entusiasmamos a los padres a que elaboren y acerquen a la escuela sus propuestas respecto de la adquisición de conocimientos académicos, hábitos de la vida diaria, socialización, modificaciones conductuales y comunicativas que suponen lógicas que sus hijos desarrollen.

 

·         Historia

 

El Programa de Educación Individualizada (Individualized Education Plan -IEP-) es descripto por primera vez en la Ley de Individuos con Discapacidades (IDEA). Ésta es una Ley Federal del parlamento de los Estados Unidos que señala requisitos generales la educación de niños con discapacidades. Sistemas semejantes operan en la Unión Europea. El IEP es una declaración por escrito del programa de educación especial del niño que identifica los servicios que un niño necesita para que pueda crecer y aprender durante el año escolar. El IEP nos da una idea general del plan educativo especial del niño, definiendo las metas para el año escolar, los servicios que se necesitan para ayudarle a cumplir esas metas y un método de evaluación del progreso del niño o joven.

 

·         Programas

 

Los llamamos Programas Educativos Individualizados (PEI) son formulados por el staff pedagógico de la institución, teniendo en cuenta al niño, sus potencialidades y las posibilidades de la escuela para desarrollar un programa a lo largo del año que contemple las áreas académicas, comunicativas, conductuales, sociales y de hábitos de la vida diaria. Se atienden aquellas áreas que no les son fáciles de sobrellevar en la diaria y de convivencia del niño con TEA y su familia.

 

En la confección del PEI confluyen miembros del staff de la institución que tratan con el niño/a, como docentes, orientadores y docentes extraprográmaticos.

 

En todos los casos, el PEI fija objetivos mensurables como así también la forma de realización y evaluación de cada uno, de tal manera que el “gol” sea la producción y establecimiento en forma adecuada a la necesidad del empleo del mismo en los niños y jóvenes, y en forma independiente del estímulo del docente. El método para tener una información precisa del resultado es la calificación (después de los ensayos respectivos) “A”, o el haber logrado tal objetivo “siempre” y en forma “independiente”. Es “B” cuando lo logra a veces y con el estímulo del docente. “C”  cuando sucede solo algunas veces y siempre con ayuda y “D” cuando el objetivo no fue alcanzado o debe ser desestimado. Este simple sistema de calificación ayuda al entendimiento de los padres quienes reciben un boletín semestral con los alcances parciales de los objetivos propuestos y sean ellos que puedan evaluar el progreso de su hijo/a y, por supuesto, el trabajo del docente o encargado del desarrollo de tal objetivo. En las calificaciones del primer semestre, están los resultados de los objetivos parciales fijados en la elaboración del PEI, ya que éstos están divididos en etapas.

 

La escuela mide el desarrollo de los objetivos en forma diaria, en el registro oficial, o sea que en el PEI, los reportes son bimestrales.

 

·         Áreas

 

Las áreas de programación son principalmente cinco:

 

 Académica

 

1.       Comunicativa

 

2.       Autovalimiento (ABD  instrumentales y básicas)

 

3.       Conductual

 

4.       Socialización

 

5.       Deportes

 

6.       Artes Plásticas (pintura y escultura) y Musicales

 

7.       Talleres

 

 Académica:

 

San Martín de Porres es una Escuela de Educación Especial, Centro Educativo Terapéutico, Centro de Transición a la Vida Adulta, Centro de Rehabilitación, Evaluación y Diagnóstico, y Centro de Estimulación Infantil (Intervención Temprana) en Trastorno del Espectro Autista (TEA). Es principalmente una facilidad educativo-terapéutica compleja y completa para niños y jóvenes. Por esta razón, nuestros alumnos poseen una diversidad única con la posibilidad de elaborar una currícula que se amolda a la necesidad individual, de un “Programa Educativo Individualizado” que contemple sus necesidades académicas individuales.

 

En Porres concurren niños con autismo severo y dificultades educacionales inmensas, como así también niño con TEA más leves (Síndrome de Asperger) y con inteligencia cercana o superior a la “normal”.

 

Cada niño asiste a aulas adecuadas académicamente que contemplan el desarrollo individual de cada alumno e incluye la posibilidad de integración al aula convencional.

 

El mismo programa educativo, se imparte en todos los niveles en tres formas:

 

- “MEI” o Módulos Educativos Individualizados

 

- “MAC” o Módulos de Aprendizajes Compartidos, y

 

- “Actividades Programadas”

 

Respecto de los primeros, con la presencia de parejas educativas en cada aula y las mismas provistas de un mobiliario especial que permite que mientras uno de los educadores trabaja en forma individualizada, el segundo lo hace en forma conjunta con el resto del grupo. Cuándo termina el módulo, el niño que estaba trabajando en forma individualizada puede concurrir al módulo compartido, en tanto uno de quienes se encontraban en éste espacio concurre programadamente al área individualizada. Indistintamente, uno (o más) pueden ser retirados del área compartida para realizar otras actividades prevocacionales, recreativas o deportivas, según corresponda.

 

Los módulos compartidos, corresponden a las actividades áulicas grupales atendiendo a que es de suma importancia para los chicos con autismo la espera de turnos, las respuestas a unísono y las actividades conjuntas. Poco se diferencia el MAC en éste punto de un aula convencional, tal vez la disposición sea diferente, pero el objetivo académico es lograr el mayor tiempo de atención conjunta para la adquisición de los conocimientos.

 

Las “actividades programadas” corresponden a todo tiempo organizado en que no se participa de los MEI o MAC, como la entrada en la escuela y en el aula, el “roll-call” (qué día de la semana, el tiempo, presentes y ausentes), sacarse los abrigos, colgar su mochila en la percha que tiene su nombre y foto, entregar el “cuaderno de comunicaciones”, llevarlo a la Dirección; llevar las comidas, los momentos de recreación, las actividades deportivas, las actividades programadas sociales (salidas, excursiones, etc.) Que se encuentran dispuestas tanto en la agenda áulica como en la personal.

 

La elaboración del PEI tiene la necesidad no solo de contemplar el desarrollo del niño/a sino también los recursos de la escuela para la realización de éstos cometidos, tanto humanos como económicos, teniendo en cuenta el desarrollo de programas que involucran en forma constante a la gran proporción de los estudiantes como lo es el deportivo, principalmente al programa anual de natación, como el veraniego que se desarrolla en nuestras piletas en forma diaria, como el invernal que implica el traslado de los estudiantes al natatorio distante a cuatro cuadras del Club Portugués dos veces a la semana. El Programa Deportivo incluye actividades en el Club Almirante Brown – distante a dos cuadras - con el correspondiente traslado. Asimismo, concurren en forma semanal a parques y supermercados y en forma mensual realizan compras en Centros Comerciales con concurrencia a restaurantes, cines y teatros y excursiones a lugares de interés.

 

 2. Comunicativa:

 

Si bien todas las actividades de la escuela están debidamente señalizadas con el Programa PECS (picture exchangable communication system), la implementación del mismo en los documentos individualizados está demarcada en los logros del período educativo anterior, para lo cual se toman sus progresos y se trazan nuevas metas en los estudiantes regulares. En algunas oportunidades se debe intensificar su aplicación o pasar a nuevas etapas del mismo como en otros casos el PEI debe cambiar la modalidad para hacerla más eficaz ya que el niño ha comenzado a incorporar palabras. En otras comienza a ignorar la imagen y leer la palabra escrita. Esto requiere el dinamismo que le otorgan los maestros (especializados en audición voz y lenguaje) y los profesionales del área. Si bien en forma tradicional, los especialistas del área son generalmente los fonoaudiólogos.

 

En San Martín de Porres no hemos encontrado el exacto perfil de un solo encargado del desarrollo del Programa por lo cual se lo considera “incumbencia” del equipo directivo. Es éste –junto al Programa de Modificación de la Conducta y el académico- los más desarrollados en la Escuela y tenemos amplia documentación disponible y testimonios de los logros alcanzados. La enseñanza es aplicada en cada situación posible. Respecto de los alumnos ingresantes en el nuevo período, nos valemos de exámenes y tests que nos revelan una “línea de base” para trazar los objetivos del PEI. En éstos casos se trata mayormente de “tentativas” que pueden verse rápidamente superadas o por el contrario, implican el retroceder en los objetivos a otros más operativos y modestos.

 

 3. Autovalimiento:

 

Usualmente los objetivos alcanzados por los estudiantes son rápidamente generalizados y se mantienen aún por períodos largos como suelen ser las vacaciones, lo que no implica deban ser permanentemente reforzados para que se conviertan en rasgos de personalidad con el debido cuidado para evitar se tornen en hábitos compulsivos.

 

Entendemos que los niños/as que, por ejemplo, han alcanzado por la aplicación de un programa de “toilette” el control de esfínteres, sienten ante todo, confort y seguridad, por lo que tal hábito es muy difícil de perder, más cuando es reforzado por la ya orgullosa familia. Mientras tanto, el PEI debe contemplar que el estudiante se perfeccione. Incurrimos acá en áreas complejas y me refiero específicamente al cuerpo del estudiante. Hoy los docentes no quieren comprometerse en situaciones riesgosas por lo que procuramos una actitud intermedia, empleando también al personal de salud (enfermero y enfermera) que colaboran en tal sentido y tienen la actitud docente respecto de la higiene íntima personal.

 

4. Conductual:

 

En los estudiante regulares rara vez se presentan problemas serios de conducta ya que tales han sido superados (comportamientos autolesivos – CAL- o agresivos) y en general el PEI trata sobre la superación de los comportamientos compulsivos y las estereotipias, que en general son de difícil extinción tanto por los mecanismos que las generaron (que no siempre responden a una funcionalidad comunicativa) y que nos son desconocidos por lo que se han constituido en “rasgos de personalidad”. Basamos nuestra filosofía en la estricta aplicación del ABA (applied behavioural analysis) en forma 1:1.

 

Aquí y allá, las mismas se tratan en el sentido que las “desaprendan” proponiendo distintas operaciones de establecimiento que cambien la atención de los estudiantes. El PEI no solo contemplará el número de acciones por hora sino también la intensidad de las mismas, fijando el objetivo en ambas disminuciones y aun procurando su extinción.

 

Siendo nuestra escuela un centro de tratamiento de CAL –comportamientos autolesivos- en muchos de nuestros nuevos alumnos deben contemplarse tales necesidades. Siempre procuramos una rápida extinción en número e intensidad de tales conductas mediante el estudio detallado de su funcionalidad comunicativa, los disparadores inmediatos y los mediatos, la implicancia de las medicaciones que se le proporcionan y ante todo, constituir un ambiente institucional seguro, dinámico, alegre y motivador al cual se quiera concurrir. El trabajo con la familia en éstos casos no solo es necesario sino obligatorio ya que se deben modificar todas las correspondencias comunicativas para evitar tales comportamientos destructivos.

 

 5. Socialización:

 

Es, por distintas razones una de las áreas menos mensurables en los objetivos. En casi el 100% de los casos y a lo largo de la breve historia de la escuela el “campo de prueba” de las programaciones de las distintas áreas. Cuando los estudiantes salen a las distintas actividades sociales suelen observar los mejores comportamientos, aun en tiempos de espera (colas, embotellamientos, retrasos) y nos da la medida del trabajo obtenido.

 

La socialización incluye los comportamientos compartidos grupalmente, tales como las Actividades Programadas -deportivas, compras, excursiones, espectáculos, etc. las que el estudiante desarrolla individualmente, o sea cómo se comporta individualmente una persona con autismo en situaciones sociales en las que habitualmente no participaba.

 

 

 

6. Deporte:

 

 Aportación de la familia

 

 Esperamos la familia nos interrogue en el proceso de elaboración del PEI respecto de

 

Los programas conductuales que empleamos en sus niños, nuestros conocimientos y certificaciones al respecto: 

 

1.       Utilización de programas basados en Apoyos Conductuales Positivos para el control de las situaciones violentas.

 

2.       Empleo de Sistemas de Prevención de Situaciones de Crisis.

 

3.       Poseen un equipo de Intervención en Situaciones de Crisis Conductuales

 

4.       ¿Poseen un plan para Identificar las funciones de las conductas – problema?

 

5.       ¿Utilizan métodos para descubrir “predictores” que anticipen  las conductas agresivas?

 

6.       ¿Realizan reuniones de staff que contemplen la funcionalidad del niño/a en las distintas áreas?

 

7.       ¿Qué sistema emplean para los casos de accidentes? 

 

·         Discusión

 

Según el paradigma en boga en la Argentina en educación (incluyendo la rama de “especial”) los conceptos aprendidos por los alumnos se relacionan formando su estructura cognoscente en forma de red. Tales conceptos a aprender deben ser significativos para la persona de acuerdo a su propia estructura psicogenética. Los nuevos conceptos serán demostrativos, entendibles y aprendidos por los alumnos si pueden vincular la nueva información a alguna rama de su red a partir de los intereses y motivaciones que los alumnos traen consigo. Va de suyo que en los alumnos con dificultades -como los chicos con autismo-, tales motivaciones son prácticamente inexistentes. Esto marca tan solo uno de los límites del constructivismo educativo.

 

El constructivismo es un campo muy amplio: solo en el sector educacional (no en áreas filosóficas o sociales) existen más de 25 diferentes variedades. El término ‘constructivismo' está de moda, casi siempre usado tenuemente sin una clara descripción de su sentido, y sin claras conexiones a una base epistemológica. El constructivismo niega los principios del darwinismo sobre la superación de límites y tiende hacia la idea de que no hay verdad sólida y no hay respuestas correctas, va de suyo que no es la mejor manera de enseñar pensamiento lógico y resolución de problemas. La no existencia de respuestas erróneas, es, por lo menos en educación especial, una idea lisa y llanamente errónea.

 

 Asimismo en términos de metodología áulica, la cuestión de activo vs. pasivo corresponde sea aclarada: La insinuación que el conductismo es pasivo y el constructivismo es activo es falsa. No hay antecedentes para sustentar la idea que el conocimiento objetivo conduce necesariamente hacia una pedagógica o ‘método acumulativo' (pasivo) de enseñanza en el cual los alumnos son entes mentales esperando un llenado cognoscente. Es simplemente una conclusión ilógica. Los conductistas sostenemos el rol activo del estudiante en su aprendizaje, tanto en los aprendizajes individualizados como en los compartidos, incluyendo también las Actividades Programadas.

 

 Orson Welles decía “la experiencia solo sirve para mostrarnos las oportunidades que perdimos”. Día a día nos damos cuenta en nuestro país de la decadencia educativa, la que no solo vemos en la permanente “caída libre” de la antigua posición hegemónica con respecto a los demás países latinoamericanos, sino también, del constante fracaso de los estudiantes en ámbitos académicos formales. 

 

En tales circunstancia lo más inteligente sería usar currículas y metodologías educativas estructuradas, que detengan la decadencia del sistema educativo que atado al enfoque constructivista del “arréglese como pueda”.

 

Un sistema educativo conductista, fuertemente estructurado y basado en programaciones individualizadas mide los progresos reales del estudiante como así también el esfuerzo del educador para tales superaciones (sistema primario). También evalúa el desarrollo del mismo en el aula; ambos, educando y educadores (sistema secundario) no se detienen acá. Implica además los ámbitos de dirección de la escuela al mensurarse los progresos de todos los estudiantes y sus educadores (sistema terciario) y así ascendiendo a todo el sistema educativo y sus órganos de dirección y control. 

 

¿O es que tal cometido de evaluación no es políticamente adecuado? Ser “constructivista” continúa siendo una idea seductora para muchos educadores argentinos, imbricados en ponencias supuestamente progresistas y presumiblemente anti – autoritarias al declamarse a sí mismas libres de estructuras basadas en la disciplina para otorgar al estudiante la “libertad”, emancipándolo de cualquier tipo de responsabilidad personal e indultando al sistema educativo de la pesada carga de enseñar.

 

Lic. Claudio Hunter – Watts

HABLANDO DE AUTISMO

Published in Blog Sábado, 04 Febrero 2017 13:12
Los Trastornos del Espectro Autista son, sin lugar a dudas, el peor de los diagnósticos psiquiátricos que un niño pudiera recibir. Su pronóstico es "reservado" (“leves” resultaron severos con el transcurso del tiempo y, viceversa) y dura el transcurso de su vida ya que no existe cura. Es de origen genético y están alteradas las funciones cerebrales (20-30% desarrollan epilepsia)
¿Qué es “severidad”?:
· Falta de comunicación, desde ser completamente no verbales (denominados de “bajo funcionamiento”-C.I. o coeficiente intelectual por debajo de 70) hasta hablar de forma monótona y solo de intereses sumamente restringidos, sin empatía alguna por el otro (los de “alto funcionamiento” C.I. apenas por debajo de 90 hasta por encima de la media)
· Conductas inapropiadas complicadas con trastornos obsesivos compulsivos, que pueden ir desde la agresión a otros hasta las autolesiones, o ambas. Los trastornos alimenticios, como la hiperselectividad y la anorexia, desde la extrema delgadez hasta la hiper obesidad mórbida. Un gran porcentaje sufre de “Pica” o ingesta de sustancias no alimenticias (cualquier cosa que les llame la atención: insectos, tierra, excrementos, etc.) Conductas estereotipadas (aleteo de manos, mirar el movimiento de sus dedos, apilar objetos, dar saltos, etc.). Insomnio, gritos, arañazos, incontinencia, escoprofagia, masturbación compulsiva e hiperactividad son muy frecuentes. Las crisis conductuales pueden ir de moderadas a muy severas.
¿Cuándo y cómo se detecta que un niño pudiera tener autismo?:
Debiera ser durante la visita pediátrica por las manifestaciones de los padres respecto de las conductas del niño ya que difieren de las convencionales, pero los pediatras y las enfermeras en la Argentina no están entrenados en conductas. Pudiera hacerse un “screening” sobre la población general de infantes, pero hay también “falsos positivos”. La detección del autismo se puede lograr desde el año o el año y medio de edad y es muy importante actuar ahí con mínima modificación de conductas y mediante un trabajo intenso y consistente, crear hábitos saludables de vida. El diagnóstico, se hace a partir de los 24-36 meses. Con el Certificado de Discapacidad y mediante la Ley 24.901 el Estado Nacional, mediante las Obras Sociales, se hace cargo de la educación y la salud de las personas minusválidas.
¿Se cura el autismo?:
No, pero mediante la detección temprana y el tratamiento conocido como ABA (Applied Behavioural Analysis) de educación temprana intensiva se logran importantes cambios que se manifiestan en incrementos significativos en la comunicación, la independencia y control de las conductas. Así, unos muy pocos logran no calificar como autistas. En algunos casos se logra insertar al niño en la educación común o especial. Unos pocos logran la educación secundaria y hay casos –aislados- que pueden lograr estudios universitarios. Lo más frecuente es que concurran por largos períodos de sus vidas a centros educativo-terapéuticos o a centros de día.
¿Cuánto vive una persona con autismo?:
Hasta hace poco se pensaba que vivía lo mismo que la población general, pero un reciente estudio sueco revela que las personas con TEA viven aproximadamente 16 años menos que la población general, atribuyendo las causas del deceso, en los severos, a accidentes o enfermedades (no detectadas por la baja comunicación) y, en los de alto funcionamiento, al suicidio.
¿Qué porcentaje –en la Argentina- padece autismo?:
No sabemos en nuestro país, pero en los países serios, el porcentaje se estima entre el 1 y el 1,5% de la población.
¿Que no se dice del autismo?:
· Es un trastorno de tal magnitud que afecta seriamente a todo el núcleo familiar perturbando su vida habitual en forma permanente. Hay contadas experiencias de la importancia de entrenamiento de la familia para sobrellevar la vida con niños con TEA y que a su vez se conviertan en maestros del mismo siendo parte de los procesos de aprendizaje. Contrariamente, son permanentemente invadidas por hábiles publicidades de tratamientos anticientíficos que prometen “la cura” y que no tienen otro interés que el económico.
· No es “materia de estudio” en las universidades ni de medicina ni de psicología (tampoco de enfermería o psicopedagogía) por lo que se dificulta su detección temprana y se desperdicia la mejor oportunidad de la intervención.
· Que la falta de conocimiento y la inconsistencia de la mayoría de las intervenciones tempranas a cargo de profesionales inexpertos y/o desinteresados, provocan que las tempranas malas conductas adaptativas se conviertan en los rasgos de personalidad característicos de las personas con trastorno autista y que son muy difíciles de modificar en edades posteriores.
· Son muy pocas las instituciones especializadas en la educación y tratamiento de personas con TEA por lo que el mercado ha creado alternativas que devienen –en el tiempo- en agravamiento y frustración tanto para el individuo como para la familia
· Las medicaciones psiquiátricas abundan, pero no existe una específicamente una para el “autismo” por lo cual –muchas veces- se hacen combinaciones que terminan no solo siendo ineficaces sino perjudiciales para la persona con autismo. Asimismo se dan a infantes mediaciones no recomendadas o debidamente probadas en niños. Las medicaciones siempre tienen efectos secundarios y éstos no siempre son tenidos en cuenta o se los menciona como “efectos colaterales”.
· El “autismo adulto” no es considerado. Los “programas laborales” para personas minusválidas no incluyen la complejidad de los que las personas autistas requieren. Los “programas de respiro” son casi inexistentes al no ser reconocidos por el Estado, al igual que los “programas residenciales” específicos para personas con TEA.
En mi opinión, las personas con trastornos del espectro autista son más de los que las autoridades pensaron, por lo que siguen siendo una “materia pendiente” tanto de la salud pública como de la educación. Mi recomendación sería que se hiciera una reconsideración de las estrategias generales que emplea el Estado a los efectos de logros más humanos, eficaces, duraderos y económicos para beneficiar a las personas con TEA, a sus familias y a la comunidad en general.
Lic. Claudio Hunter – Watts