Autismo y Realidad

 

Hay algo que podemos ver, percibir de un modo o de otro, algo que puede parecer de un modo, pero en realidad es diferente. Puede ser torcido y manipulado.  Existe rodeándonos por medio de la vista y el oído y dentro nuestro, por medio de las emociones. De eso se trata, de la “realidad”

 

En los Trastornos del Espectro Autista, estas percepciones se hallan alteradas y son las más graves durante el desarrollo de la 1ra infancia y constituye uno de los problemas de mayor gravedad desde el punto de vista personal, familiar y social.

 

La palabra “realidad” es un sustantivo que significa el estado actual de la existencia o de sucesos que ocurren en la realidad de nuestras vidas y las vidas de quienes nos rodean. Realidad puede ser puesta en un contexto como un paradigma: Lo que una persona ve del mundo que lo rodea, es su propia realidad. A veces esta puede estar distorsionada ya que no vemos tal sino que hacemos un recorte tal que a lo que filosóficamente hablando, la palabra realidad significa la totalidad de las cosas reales fuera del conocimiento o la percepción propias que se tengan del mismo.

 

No basta tratar al autismo como una “enfermedad” sino que resulta impostergable hoy saber que no solo aplicando determinadas técnicas tal deficiencia se soluciona. Conocer el problema en todas sus dimensiones y saber cuáles son las dificultades que se presentan es un tema de mayor alcance: Salud Pública, Educación y Desarrollo Social

 

¿Qué es la “realidad”?

Para la mayoría, consiste el momento en que estamos viviendo: el presente es algo en general para describir el “ahora”, pero la realidad, comprende mucho más, no es solamente ¿cuándo?, sino ¿cómo? y ¿dónde? y muy a menudo, ¿por qué?

 

En 1943, el Dr. Leo Kanner, que fue el primero en identificar el síndrome ahora conocido como trastorno del espectro autista era llamado en primer término autismo infantil temprano y llevó sus primeras investigaciones en el Centro Linwood de Columbia, Maryland.

 

En los primeros tiempos se pensó que era un problema emocional y afectivo,y que los chicos con éste trastorno eran ineducables, así los tratamientos eran basados en teorías psicoanalíticas, con juego para los niños y terapias para los padres y hermanos.

 

En 1965 el Profesor de la Universidad Americana e investigador Dr. Charles Ferster lo que fuera el comienzo de las experiencias basadas en la modificación de conductas en niños con autismo, desarrollando así el Proyecto Linwood basado en la singular práctica terapéutica de Jeanne Simons. Ferster –quien había trabajado en el laboratorio con Burrhus Frederic Skinner en su enfoque del conductismo y co-autor de varias investigaciones- Fue el comienzo del conductismo en prácticas con niños con autismo que continuara el psicólogo noruego Ole Ivar Lovaas, quien demostró -con evidencia científica- la posibilidad de que la conducta de los niños con autismo puede ser modificada a través de la enseñanza adecuada Cuando en la década del 40 el Dr. Leo Kanner estimaba que la incidencia del autismo era de 4 casos cada 10.000 personas, hoy –por las razones que fueren- se estima una proporción de 15-20/10.000, cifras que ya son tema de preocupación social.

 

Hay una frase muy conocida originada en el latín: “Primero pienso, por lo tanto existo” (Cogito ergo sum - Rene Decartes) Es una frase excelente para entender como percibimos el mundo que nos rodea, de manera tal que nuestra conciencia nos da la habilidad de entender lo que es la realidad.  Es nuestra conciencia del “aquí y ahora” la que nos permite darnos cuenta de lo que existe: “Yo pienso, entonces yo soy”

 

Hay tanto que hablar sobre una palabra tan pequeña sin embargo, la importancia de la realidad y nuestra comprensión nos ayuda a definir a todos y cada uno de nosotros. La forma más simple de mostrar el concepto de realidad es a través de uno de nuestros cinco sentidos, aparte de la habilidad de ver y escuchar, lo forma más intensa de conectarse con la realidad es por medio del sentido del tacto: cuando sostenemos algo en nuestra mano, establecemos una conexión con éste, se convierte en real, es tangible, puede ser tocado. Para aquellos que perdieron su vista, es sentido del tacto es una importante conexión con el mundo.

 

Si bien en el mundo desarrollado se aplicaron principios conductistas del aprendizaje y al mismo tiempo se enseñaba a los padres a valerse de los mismos en el hogar; también se desarrollaron enfoques

educacionales, y se evaluaron procedimientos específicos de aula para niños con autismo. Comienzan a aparecer los enfoques conductistas y a escasear las aplicaciones psicoanalíticas. Ya a partir de los años 80 se han desarrollado programas de gran amplitud para niños con autismo y se ha comenzado a realizar estudios de investigación específicos para determinar cuáles son las estrategias de enseñanza más adecuadas Por otra parte, el tratamiento farmacológico es algo habitual en los niños autistas pequeños, y suele combinarse con otros enfoques.

 

Hay muchas palabras y frases que significan realidad, que es verdad, que es genuino, de que están hechos, hacia donde van, la visión real, la actualidad, la comprobación de algo: la línea entre lo que es verdad y lo que es una mentira. Aun así, la realidad no es siempre lo que parece: una mirada en la dirección equivocada o en un momento de distracción pueden cambiar lo que se está viendo o entendiendo de un suceso. Hay una frase interesante “Ver para creer”, así que generalmente asumimos que si alguien ve algo, entonces es real. De todas maneras, es posible engañar los sentidos ya que la realidad puede distorsionarse.

 

La TV nos muestra a diario cosas que no siempre pasaron, la edición de un video puede distorsionar intencionalmente lo que percibimos como real. En éstos días los productores de TV pueden exagerar algo para que parezca aun más dramático, o que ocurrieron de diferente manera. En estos días la frase “Televisión Verdad” (reality show) está referida a una serie de eventos que han sido ensayados, actuados y distorsionados

 

¿Es siempre posible decir cuando algo es real o es tan solo una ilusión? Bien, a veces no es tan fácil ya que para cada persona, la definición de realidad es un poco o muy diferente. De todas maneras, la mayoría de las diferencias es pequeña aunque actitudes personales y profundas convicciones pueden influir en nuestra perspectiva del mundo real. La paradoja de la realidad es que algunas veces las cosas reales pueden lucir falsas en tanto las falsas se presentan como reales. En el arte, la línea entre la realidad y la ilusión es constantemente retada y se juega con la misma, la pintura de un árbol no es real, pero la pintura en sí lo es ya que el árbol de la pintura es una representación de la realidad.

 

"Es un error suponer que todo el asunto es cómo liberar al hombre. El tema es mejorar la forma en que se controla" Burrhus Frederic Skinner

 

Podemos usar indistintamente real o realidad para demostrar algo que estamos genuinamente disfrutando o la apreciación por lo genuino que alguien hace. También es posible creer que algo es real cuando no lo es. Cualquiera puede ser engañado por algo que parece real pero que no lo es. Esto es una ilusión. Una ilusión es algo que uno ve en lugar de lo que realmente existe. Podemos también llamar a esto una “alucinación”. Ciertas enfermedades pueden causar que una persona alucine y comiencen a delirar o a ver “espejismos” como si estuviéramos perdidos y sedientos en un caluroso desierto. Cualquier cosa que viéramos en éstas condiciones sería una “ilusión óptica”, el cerebro está siendo engañado en ver cosas que desea pero que no están allí.

 

Toda una línea de “tratamientos alternativos” del autismo entran en ésta línea y prometen soluciones fáciles y definitivas. Son todas económicamente costosas y la ilusión dura en tanto los padres crean en las mismas. A mayor inversión económica, mayor convencimiento en su eficiencia. Estos siempre rechazan las pruebas de las probabilidades, la certeza del “número de ensayos”. El éxito es cualitativo, nunca cuantitativo.

 

Momentos que son reales, muy a menudo nos pasan como las minucias de la vida que se interponen en el camino y las pruebas diarias y tribulaciones dominan nuestros pensamientos, es fácil perder de vista lo que es real. A veces es difícil vivir en el momento en que se está preocupando de la próxima factura o impuesto o alguna otra carga que está pesando. Pensar demasiado puede ser tan malo como pensar demasiado poco. Sería justo decir que nuestra única conexión con la realidad es nuestra propia conciencia, lo que podemos ver, oír y tocar nos define a todos nosotros. Lo único que separa a cada uno de nosotros de la realidad cambia en  un abrir y cerrar de ojos. Sería justo decir que, en general, la realidad puede ser descrita como subjetiva, así lo que  es real para una persona es algo que puede ser completamente diferente a la de otro. Sin embargo, la mente humana es capaz de racionalizar y dar sentido a lo que la alimenta, por lo que son capaces de funcionar en el día a día, sin volverse loco, por lo menos para la mayoría.

 

Lo opuesto a realidad puede describirse como “idealismo” y está referido a cómo queremos que el mundo sea, como nos gustaría que las cosas fueran. Los sueños son una forma de idealismo, uno puede soñar con una vida mejor o un mundo mejor, desear que lo que uno espera se convierta en realidad. Todos tenemos sueños, deseos y voluntad  y son cosas que mantienen en acción a nuestras vidas.

 

La acción de pasar de un sueño a una realidad se denomina “realización”, capta la realidad de un sueño. El proceso de la creatividad toma una ruta similar: eso en su mente se vuelve tangible, se convierte en real. Todos tenemos sueños y a pesar de lo que otros digan, no hay nada que detenga a estos sueños de volverse realidad. Para esto, la ciencia nos impuso el Método Científico, único que con el esfuerzo, el compromiso y la consistencia obtiene resultados certeros y efectos duraderos.

 

Claudio Hunter – Watts

Rate this item
(0 votes)